Obama reclama unidad ante la cumbre de Londres

"Lo más importante es dejar claro que estamos unidos para encarar la crisis", ha declarado Barack Obama, presidente de EE UU, en una entrevista para el diario Financial Times publicada ayer.

El presidente de EE UU ha lanzado así un mensaje a los 20 países más ricos (G-20) que a partir de este miércoles se reúnen en Londres para buscar acuerdos contra la crisis global, en un marco de divergencias sobre las medidas que hay que tomar.

Obama quiso minimizar las diferencias entre la Administración estadounidense y algunos países europeos como Francia o Alemania. Éstos han rechazado lanzar planes de estímulo de la envergadura que propone EE UU, que presupuestó hace dos meses 817.000 millones de dólares (621.000 millones de euros) para reflotar la economía. Los países europeos, como Reino Unido, han urgido a la creación de un regulador internacional.

"Es preciso reconocer que frente a una grave contracción de la economía global, cada país en la cumbre debe tomar medidas para fomentar el crecimiento económico y el comercio, lo que exige adoptar un enfoque enérgico de las medidas de estímulo y luchar contra el proteccionismo", asegura Obama en la entrevista. Por otro lado, concede: "Los contribuyentes [de todos los países] tienen un sano escepticismo sobre la conveniencia de gastar demasiado dinero público".

Barack Obama admitió que tampoco en EE UU hay unanimidad sobre cómo afrontar la crisis. "Hay una brecha de ideas", dijo sobre las tendencias en EE UU, y reconoció que "hay mucha menos unidad sobre cómo reparar el sector financiero".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0030, 30 de marzo de 2009.

Lo más visto en...

Top 50