Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Quiero posición de combate"

Chaves pide a los diputados andaluces del PSOE que redoblen el apoyo a Zapatero

Lo dijo Leire Pajín, la secretaria federal socialista, en su intervención. "El PSOE de Andalucía es el corazón del PSOE", una expresión que no es una frase hecha, sino que forma parte de la propia esencia de la federación andaluza. Muy pocos esperaban en el PSOE que el presidente de la Junta fuera a enarbolar banderas reivindicativas en la reunión que la Interparlamentaria socialista celebró ayer en Madrid y que reunió a 123 diputados de cuatro cámaras legislativas: Congreso, Senado, Parlamento autonómico, y europeo. A todos ellos, Manuel Chaves pidió que adoptaran "posición de combate" para afrontar la crisis económica y, sobre todo, para "fortalecer el apoyo" al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y, por su puesto, al que él preside.

Chaves prefiere que López presida Euskadi a tener el apoyo nacionalista

Pajín asegura que en una semana se habrá consensuado la financiación

Ése fue el mensaje esencial que Chaves lanzó ante un nutrido foro de cargos electos, consejeros y responsables orgánicos del PSOE ante la sospecha de que no son inmunes a las opiniones de que el Gobierno socialista flaquea tras las elecciones gallegas y vascas y que la legislatura se acortará por la dificultad de sacar sus proyectos en el Congreso. En negar la posibilidad del adelanto electoral insistieron también tanto Pajín como el portavoz parlamentario, José Antonio Alonso, quienes pronosticaron que el presidente Zapatero agotaría el mandato de cuatro años para el que fue elegido.

Chaves animó a los suyos a sacar pecho y a estar "a las duras y a las maduras", aun reconociendo que el pacto del PSOE con el PP para que Patxi López sea el próximo lehendakari "va a provocar una mayor dificultad" a los socialistas en las Cortes. Al contrario que otros dirigentes de su partido, el presidente andaluz defendió como un hecho histórico que el próximo presidente del Gobierno vasco sea uno de los suyos, una opción que dijo preferir a la de tener garantizado el respaldo de los nacionalistas en el Congreso.

Chaves dejó claro que la reunión de ayer no era "para mostrar músculo", una expresión que forma parte del lenguaje habitual del número dos del PSOE andaluz, Luis Pizarro, cuando aborda la organización de grandes mítines. "Estamos aquí para cohesionarnos y para apoyar a las instituciones que gobernamos", subrayó, antes de pasar al capítulo de recordatorios de asuntos desbloqueados con el Gobierno central como la deuda histórica, las inversiones en función del peso de la población o el traspaso de las competencias sobre el Guadalquivir.

Respecto a la financiación autonómica, Leire Pajín aseguró que "en una semana" habrá un acuerdo no sólo favorable para Andalucía sino que además se aprobará por consenso de todas las comunidades.

En este sentido, el presidente Chaves recordó que desde Andalucía siempre se ha defendido el criterio de un reparto en función de la población, por lo que, por "coherencia", tienen que aceptar que haya más recursos para aquellas comunidades en las que haya aumentado más su número de habitantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de marzo de 2009