Problemas ambientales en As Fragas

Una empresa con sede en A Coruña, constituida por capital británico y surafricano, se dispone a explotar otra piedra: la andalucita, un mineral a partir del cual se construyen ladrillos refractarios y cerámicas. Pero el yacimiento está en As Pontes, al lado de As Fragas do Eume. La empresa, Picobello Andalucita, lleva 10 años intentando conseguir los permisos que, según asegura, les va a conceder "el nuevo presidente de la Xunta". La representante, Gwendoline Holliday, se muestra aliviada porque "ahora que los inversores se estaban ya cansando ha cambiado el Gobierno" y les han transmitido el compromiso de que aprobarán su proyecto. Mientras, grupos ecologistas insisten en que la mina alterará el río Eume y destruirá patrimonio ecológico y agrícola.

Con un capital de 2,5 millones, Picobello Andalucita se constituyó en 2000 y obtuvo la aprobación inicial de la Xunta presidida por Fraga para la explotación de la mina. Pero con la llegada del bipartito, el proyecto se frenó. "Llegaron a darnos esperanzas y después dejaron de atender nuestras llamadas", protesta Holliday sin comprender cómo se rechaza un proyecto que "en época de crisis va a crear cerca de 60 puestos de trabajo directos". La empresa espera iniciar ahora la extracción a cielo abierto en el yacimiento de Goente de mineral suficiente para producir 50.000 toneladas anuales. La rentabilidad no tiene duda. España importa el 100% de la andalucita que utiliza "y sólo hay tres minas en el mundo, todas en Sudáfrica, además de una casi agotada en Francia". Holliday sostiene que en cuanto empiecen a extraer en la de As Pontes "de gran calidad", garantizarán el suministro para toda España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de marzo de 2009.