Sin 'pescaíto' sobre la arena

Costas derribará el 12 de mayo el primero de los chiringuitos de Chipiona

Después de 42 años sirviendo pescaíto a la orilla del mar, al histórico bar Eduardo le queda apenas un mes de vida. El chiringuito de la playa de Tres Piedras, en Chipiona (Cádiz), será el primero en caer por orden de la Dirección General de Costas, que aplica así un esforzado plan para acabar con las construcciones en la playa. A su dueño, Eduardo Cebrián Bernal, sólo le ha quedado la resignación. "Hay que cumplir la ley", sostiene. El próximo sábado abre su nuevo establecimiento unos cuantos metros más lejos del mar. El coste del derribo lo asumirá el Ministerio de Medio Ambiente pero el precio del traslado, 127.000 euros, le ha valido a Eduardo volver a entramparse con el banco a sus 66 años.

La batalla abierta por Costas contra las edificaciones en la arena se llevará por delante este año sólo en la provincia de Cádiz otro chiringuito en Sotogrande y varias infraestructuras sin operatividad en las marismas del río San Pedro. La ejecución del bar Eduardo ya tiene fecha. Será el 12 de mayo, después de varios retrasos. "Tiene una chapa de fibrocemento que hay que retirar con un especialista por temas de amianto y ha habido que esperar para encontrarlo", explica el propietario.

El bar Eduardo se levantó sobre la arena en 1967. "Entonces había que pedir permiso al gobernador civil. Lo construimos, abrimos y llevábamos 42 años", resume el hostelero. "Somos historia de Chipiona pero las leyes hay que cumplirlas y ya no podemos hacer otra cosa", admite. Su disponibilidad le ha facilitado los trámites para poder levantar, sólo unos metros más atrás, el nuevo bar Eduardo, en una parcela de su propiedad, donde también tiene su casa "en primera línea de playa".

Junto a este chiringuito, en Chipiona está previsto que el año que viene caigan otros tres más en la playa Cruz del Mar. Después del malestar inicial, sus propietarios también han tenido que resignarse y aceptar su traslado al paseo marítimo. A diferencia de lo que ocurre en otras provincias como Málaga, la orden de Costas de acabar con este tipo de establecimientos en la arena no creará demasiados problemas en la de Cádiz. Los ilegalizables se derribarán tarde o temprano con acuerdo con los dueños y se mantendrán cada verano los desmontables de madera, como los que se colocan en las playas de la capital gaditana.

El nuevo bar Eduardo abrirá el 4 de abril. Sus clientes seguirán teniendo en el menú pescado de la zona, choco en salsa y paella, aunque ya sus pies no toquen la arena mientras coman.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS