PSE y PP mantienen distancias sobre las políticas del euskera

Ambos partidos esperan cerrar hoy "al menos el 75%" de su acuerdo

El PSE y el PP retoman esta tarde en el Parlamento su negociación pública para la investidura de Patxi López como lehendakari con la intención de cerrar "al menos el 75%" del texto que están debatiendo. Aunque quedan flecos, algunos de simple redacción y otros más de fondo, en diversas materias, el principal punto de distancia se encuentra ahora mismo en las políticas sobre el euskera, según fuentes de los negociadores.

Esas diferencias afectan tanto a la educación como a la valoración que al conocimiento del idioma cooficial se haga para acceder a un empleo público, dos cuestiones capitales para el PP. Así, está en debate con qué formulación se concreta la intención de los populares de que quede explícito el derecho de las familias a elegir la lengua en que se educan sus hijos. El PSE, que se presentó a las elecciones defendiendo un único modelo trilingüe, se muestra receloso y, sobre todo, quiere evitar cualquier propuesta que el mundo euskaldun pueda entender como un ataque.

Más información

"Hay que acordar una redacción que pueda ser entendida por todos para no entrar como elefante en cacharrería", dice gráficamente un dirigente del PP, quien recalca la intención de su partido de ser especialmente cuidadoso en este aspecto.

Otro punto de distancia en la valoración del euskera para acceder a la Administración. Socialistas y populares comparten los principios generales y los objetivos, pero está en cuestión cómo se plasma -cambios o no de leyes, posible creación de plazas sin perfil, etcétera- y si el texto se concreta al detalle o se opta por una redacción más abierta para que no haya obstáculos.

El texto en que se reflejará el acuerdo para la investidura tendrá en torno a una docena de páginas. Los dos partidos se han intercambiado desde el lunes numerosas propuestas para ir afinándolo sobre el documento base que el PP planteó el lunes y que ocupaba la mitad. "Sólo ayer modificamos 40 párrafos", especifica uno de los negociadores. En fechas recientes -las fuentes informantes no quieren precisar cuándo- López y el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, mantuvieron una conversación telefónica para engrasar la negociación.

La intención de las dos partes es que hoy quede encarrilado el acuerdo, por ahora centrado en la investidura, de forma que entre mañana y el lunes se pueda incluso resolver quiénes y cuándo lo firmarán.

El futuro de la Diputación de Álava no quedará recogido en ese acuerdo. Los populares mantienen su intención clara de desalojar de ella al PNV, pero "habrá tiempo de hablarlo", dicen. Qué pase con Álava será una de las cuestiones clave para que el PP dé estabilidad a López durante toda la legislatura.

El peso de la presidencia

La reunión de hoy entre las comisiones negociadoras del PSE y el PP debe servir, en principio, para dejar cerrado el acuerdo sobre el reparto entre ambos de tres de los cinco puestos en la Mesa del Parlamento. Este aspecto del pacto, que no figurará en el documento escrito, es el que más urgencia corre, toda vez que la sesión constitutiva de la Cámara está ya convocada para el 3 de abril.

El PP mantiene su primera opción (reclamar la presidencia y la secretaría primera) y con esa pretensión se sentará hoy a negociar, pero no hará de ello un obstáculo "en la medida en que haya un acuerdo general", según las fuentes informantes. Hasta la tarde de ayer no había tal acuerdo, pero si los socialistas mantienen la alternativa que han planteado (o la presidencia u otros dos puestos), el PP tiene ya decidido que elegirá la presidencia. Los populares prefieren la visibilidad y el peso políticos que les dará que uno de sus 13 parlamentarios ocupe ese cargo -el segundo en el orden institucional de la comunidad autónoma-, aunque ello suponga dejar dos representantes en manos de los socialistas.

De conseguir su propósito, lo que parece bastante probable, el PP resolverá quién ocupa la presidencia en una reunión del núcleo duro de su dirección (el presidente, Antonio Basagoiti; el secretario general, Iñaki Oyarzábal, y los presidentes y secretarios generales de los tres territorios) que se celebrará mañana o el próximo lunes. La fecha está pendiente de los avances que se produzcan hoy y de las agendas de los citados. Antes de resolver, se consultará la opinión del grupo parlamentario.

Varios dirigentes del PP consultados, que insisten en que ese nombre no está a fecha de hoy decidido, apuntan que varios de los que han salido públicamente pueden tropezar con la dificultad de esa misma sobreexposición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 25 de marzo de 2009.

Lo más visto en...

Top 50