Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bárcenas: "Lo de mi sueldo es una barbaridad"

Malestar en el PP por el patrimonio y los movimientos oscuros del tesorero

El senador Luis Bárcenas, tesorero del Partido Popular, atendió a la prensa ayer por primera vez desde que hace un mes su nombre apareciera en la investigación que sigue la Audiencia Nacional sobre la trama de corrupción que afecta a Administraciones gobernadas por el PP. Bárcenas atendió a EL PAÍS unos treinta segundos, para defenderse de las revelaciones sobre su patrimonio. "Lo de que tengo un sueldo de 300.000 euros es una barbaridad que no se cree nadie porque esos sueldos no se pagan en ningún partido político", dijo Bárcenas en los pasillos del Senado.

El Mundo publicó hace días, citando fuentes del entorno del tesorero, que ésos eran sus ingresos anuales, una vez sumados su sueldo de senador (unos 5.000 euros al mes) y el de tesorero del PP.

Respecto a sus propiedades inmobiliarias de lujo, Bárcenas explicó que se justifican por el "patrimonio preexistente". "Cuando se habla de [que tengo] una vivienda en la sierra, es la tercera vivienda que tengo; y cuando habla de la vivienda en la playa, es la segunda", dijo el senador. Después se excusó porque tenía mucha prisa y dio por terminadas las explicaciones.

Justo antes, Bárcenas mantuvo una conversación en tono serio con la secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, también senadora. La charla se produjo en los pasillos del Senado a iniciativa de Cospedal. La senadora rechazó comentar el contenido de la misma.

A pesar de estas explicaciones sobre su sueldo -Luis Bárcenas no aclaró cuál es el real- y la carta que envió a la Agencia Tributaria exigiendo una inspección fiscal, las revelaciones sobre su patrimonio han generado un profundo malestar en distintos sectores del PP, que critican su nivel de vida y el oscurantismo de sus negocios privados.

Lo que más ha llamado la atención a varios diputados y senadores consultados es que supuestamente pagara al contado cantidades superiores al millón de euros. Pero lo que más molesta en el PP es que la persona que con más intensidad está exigiendo austeridad a los dirigentes, es decir, el tesorero y antes gerente, tenga ese patrimonio cuando lo único que ha hecho en los últimos años es trabajar para el partido. Nadie entiende que Bárcenas cobre mucho más que Mariano Rajoy, por ejemplo.

En estos días los dirigentes, en especial Ana Mato, responsable de la campaña de las elecciones europeas, están reclamando a sus subordinados que preparen actos pequeños, entre otras cosas porque el partido, dicen, está mal de dinero. En los pasillos del Parlamento, cada vez más dirigentes expresan en privado la opinión de que Bárcenas está quemado y que, tarde o temprano, Rajoy tendrá que prescindir de él.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de marzo de 2009