Chacón no reconoce errores en su gestión de la retirada de Kosovo

Dirigentes del PSOE muestran su consternación por un fallo "innecesario"

Rota / Madrid - 23 mar 2009 - 23:00 UTC

Cuatro días después de sorprender a todos al anunciar en Kosovo la retirada de las tropas españolas, la ministra de Defensa, Carme Chacón, compareció ayer para explicar la polémica medida, sin dejar ningún resquicio a la autocrítica. Lo hizo en la base naval de Rota (Cádiz), donde despidió a la fragata Numancia y al petrolero Marqués de la Ensenada, que se unirán a la misión de lucha contra la piratería en el Índico; un ejemplo, dijo, de "compromiso" con la seguridad internacional.

Chacón, que no se apartó un milímetro de su guión, pese a los intentos de los periodistas por hacerle reconocer los errores del Gobierno en el manejo de este delicado asunto, estuvo convincente en la cuestión de fondo: por qué las tropas españolas no podían seguir en Kosovo, un país que se declaró independiente hace un año y al que España no reconoce, al contrario que la mayoría de sus socios de la UE y la OTAN.

"Pensé que lo correcto era decírselo en persona a los soldados"

Más información

En cambio, se cerró en banda a la hora de admitir fallos de comunicación con los aliados, pese a que el secretario general de la Presidencia del Gobierno, Bernardino León, reconoció que la reacción del Departamento de Estado de EE UU "se podía haber evitado" con una mejor explicación.

Miembros de la dirección del PSOE no ocultaban ayer su consternación por un error que consideran innecesario. "Kosovo no era un problema, había consenso, y ahora lo hemos incorporado a la lista, como si tuviéramos pocos". Este desahogo de un dirigente sintoniza con el sentir de la mayoría de los miembros de la Ejecutiva del PSOE. A pesar de ello, ayer corrió como una exhalación la consigna de apoyar a Chacón. Tras la declaración de León, ya no cabía más margen para la crítica. Sólo quedaba acusar al PP de no tener "sentido de Estado", como hizo la secretaria de organización del PSOE, Leire Pajín.

Chacón, de su lado, insistió en que "el Gobierno ha hecho, hace y seguirá haciendo todos los esfuerzos informativos con los aliados". "Hemos trabajado antes [de tomar la decisión], durante y vamos a trabajar todo el tiempo necesario para explicar el plan de repliegue", insistió. Ante los reproches de insolidaridad, subrayó que España ha actuado "con responsabilidad, prudencia y lealtad" al no retirar sus tropas tras la secesión de la ex provincia serbia.

No alegó que los militares destinados en Kosovo debieran conocer la noticia antes que los aliados, pero sí explicó que su deseo era que se enterasen por su ministra: "Pensé que lo correcto era transmitir una decisión que les implica tan directamente. Lo correcto era comunicarla en persona a los soldados". El repliegue, señaló Chacón, se hará "de forma escalonada", coordinándose con los aliados "y con flexibilidad". Pero con "un principio inamovible: las tropas españolas no van a participar en operaciones donde los españoles no quieren verlas, porque España no ha reconocido la independencia de Kosovo".

La atribución de dos misiones diferentes a la fuerza de la OTAN para Kosovo (una de estabilización, en la que España participa, y otra de consolidación de las instituciones del Estado independiente de Kosovo, en la que España no está) sería, a su juicio, el origen de los "equívocos" y las "dificultades" que han rodeado la decisión. Insistió en que los objetivos por los cuales el Ejército español fue a Kosovo, hace diez años, se han cumplido. "Aunque no los de la algunos de nuestros aliados", afirmó, en alusión a quienes pretenden consolidar la independencia.

Chacón restó importancia al hecho de que la decisión se tomara en una reunión entre ella y el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, sin consultar al ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. "Hemos procedido como se procede de forma habitual, como lo hacen otros países", dijo. Y dejó claro que se trata de una "decisión firme de todo el Gobierno", asumida por su presidente. Pese a la flexibilidad, insistió en que el grueso del repliegue se hará antes de final de septiembre.

[El ministro de Exteriores del Gobierno de Kosovo, Skender Hyseni, reclamó ayer que la misión interina de la ONU (UNMIK) ponga fin "lo antes posible" a su presencia en la antigua provincia serbia porque ya ha cumplido su cometido, informa Efe].

Así lo aseguró la ministra de Defensa, Carme Chacón, en la primera comparecencia en solitario desde que anunció la decisiónAGENCIA ATLAS

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0023, 23 de marzo de 2009.

Lo más visto en...

Top 50