Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nápoles se moviliza contra todas las mafias

Unas 150.000 personas, según los organizadores, se manifestaron ayer en Nápoles para rendir tributo a las víctimas de las mafias. El acto, organizado por Libera, asociación cívica antimafia creada por Luigi Ciotti en 1995, se abrió con el himno de Italia y se cerró con la imprevista presencia de Roberto Saviano, el autor de Gomorra amenazado por la Camorra. El hijo de Anna Politkóvskaya, periodista rusa asesinada en Moscú en 2006 por sus reportajes sobre Chechenia, participó también en la protesta, inspirada en el lema "la ética libera la belleza".

La XIV edición de la Jornada de la memoria y el esfuerzo en recuerdo de las víctimas de las mafias recorrió en silencio la parte central del paseo marítimo de Nápoles. Jueces, ciudadanos, políticos, muchísimos jóvenes y unos 500 familiares de víctimas procedentes de 30 países distintos marcharon hasta la plaza del Plebiscito, mientras se leían por megafonía los nombres de más 900 víctimas de la violencia mafiosa.

Roberto Saviano, cuya presencia fue mantenida en secreto hasta el final, fue el encargado de terminar la lectura, que cerró tres días de movilización. Saviano compareció en el escenario junto a Luigi Ciotti; el fiscal antimafia, Piero Grasso, y un general de los Carabineros, y leyó los nombres de Politovskaia, de los seis inmigrantes africanos asesinados en septiembre por la Camorra en Castelvolturno; de los caídos en la Faida (guerra entre clanes) de Scampia, y de Annalisa Durante, una adolescente napolitana muerta por un tiro perdido durante un combate entre capos napolitanos.

El escritor concluyó el acto con la fórmula ritual: "En recuerdo de los que no sabemos todavía el nombre".

En representación de los familiares de las víctimas tomó la palabra Alessandra Clemente, hija de Silvia Ruotolo, una mujer napolitana que fue alcanzada por una bala perdida mientras le acompañaba al colegio. "Tenía 39 años", recordó la muchacha, "fue asesinada sin ninguna lógica ni explicación. Debemos trasformar la rabia en algo positivo. Lo que vivimos no debe pasarle a nadie más. Trabajar por la memoria no es estúpido ni inútil".

Luigi Ciotti, el fundador de Libera, que hoy coordina a más de 1.500 asociaciones y comunidades para promover estrategias políticas culturales y luchar contra el poder del crimen organizado en Italia, pidió a los políticos "menos palabras y más hechos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de marzo de 2009