Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los escándalos que afectan al PP

Bárcenas exige a Garzón que deje de investigarle por la trama corrupta

El tesorero del PP presenta sendas quejas ante la fiscalía y el Poder Judicial

Tardó más de un mes, pero al final, Luis Bárcenas, el tesorero del PP, rompió ayer su silencio. No lo hizo atendiendo a los medios en una conferencia de prensa, a pesar de que es un senador, sino mediante varios escritos, dos de ellos dirigidos a la fiscalía y al Consejo General del Poder Judicial. En ellos, arremete contra el juez Baltasar Garzón, al que también le envió una carta para exigirle que deje de investigarle. En sus quejas, Bárcenas niega cualquier "relación ilícita" con Francisco Correa, el principal imputado en la trama de corrupción que afecta al PP.

Todos los dirigentes populares consultados están preocupados porque se trata del tesorero, el corazón de las finanzas del partido, y porque todos conocen la estrecha relación de confianza que mantuvieron Correa y Bárcenas durante años, y que él no niega en sus escritos. Sin embargo, al menos oficialmente, el PP, y ahora también directamente el tesorero, rechaza tajantemente que, como dejó dicho Correa en algunas grabaciones del sumario, le entregara hasta 1.000 millones de pesetas supuestamente para financiación irregular del partido.

En la carta que ha enviado a Garzón, el tesorero, en un tono de indignación, responde a la información publicada ayer por EL PAÍS según la cual la policía ha entregado al juez un escrito de seis folios con nuevas pruebas contra Bárcenas. El magistrado debe decidir ahora qué hace: si ve indicios de delito tendrá que inhibirse a favor del Tribunal Supremo, que podría quedarse con toda la causa. El fiscal, tras estudiar un informe anterior, no apreció la criminalidad del tesorero y le recomendó que, por el momento, lo dejara estar.

"Condición de senador"

Bárcenas, en tono airado, recuerda a Garzón: "Mi condición de senador le impide la realización de acto de investigación alguna sobre mi persona, bien directa, bien indirectamente, debiendo abstenerse de conocer de cualquier supuesto hecho delictivo que se pretenda atribuirme desde el mismo momento en que tenga conocimiento del mismo y remitiendo en tal caso las actuaciones al Tribunal Supremo".

Sin embargo, la reiterada jurisprudencia del Supremo obliga a los jueces a comprobar todos los indicios contra los aforados que investigan -excepto tomarle declaración, registrar su domicilio o intervenir sus cuentas- antes de elevar la exposición razonada al alto tribunal.

El tesorero asegura que viene observando "con perplejidad" cómo, pese al secreto del sumario, aparecen constantemente datos que le incriminan en los medios de comunicación, y acusa a Garzón y a la policía de estar "buscando desesperadamente" datos contra él a pesar de que, según su interpretación, no pueden hacerlo. Por eso decidió ayer ampliar la denuncia contra Garzón y la petición de amparo al Poder Judicial. El senador asegura que ayer leyó "anonadado" la información que apuntaba a los nuevos datos que habría encontrado la policía contra él.

Bárcenas envió una carta a EL PAÍS en la que señala: "Es absolutamente falso que tenga o haya tenido relación ilícita alguna con Francisco Correa y en particular que haya recibido del mismo, bien directa, bien indirectamente, cantidad alguna. Es igualmente falso que haya mediado, intervenido, influido o solicitado favorecimiento alguno de los intereses del Sr. Correa a ningún tipo de funcionario público o autoridad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de marzo de 2009