_
_
_
_

El actual alcalde de Majadahonda firmó contratos con Correa

Narciso de Foxá adjudicó en 2003 una celebración por 89.000 euros

Narciso de Foxá (PP), actual alcalde de Majadahonda, también firmó adjudicaciones con las empresas ligadas a la presunta trama de corrupción ideada por Francisco Correa. En marzo de 2003 concedió la organización del décimo aniversario de la empresa Patrimonio Municipal de Majadahonda Sociedad Anónima (Pammasa) a Special Events, una de las compañías más activas del conglomerado. Foxá era entonces presidente de Pammasa. El contrato, otorgado tras concurso público, asciende a 89.248,50 euros. "Así fue, pero todo fue limpio", concede el regidor majariego.

La tarea se desglosa en varios montantes. Por ejemplo, los uniformes de las azafatas suponen un asiento contable de 7.771,71 euros. También hay un apartado económico reservado a una "fotografía aérea retocada" que costó 6.161,20 euros. El diseño y la coordinación del evento supuso 2.590,57 euros y la seguridad 9.670 euros. El grueso de la factura se lo lleva la construcción interior de la carpa, subdividida en trabajos de carpintería, electricidad, decoración y montaje (con el consiguiente desmontaje). Esto costó 31.086,84 euros. El resto es a cuenta de la limpieza, el mantenimiento y la adaptabilidad a minusválidos y la prevención contra incendios.

Más información
Una empresa de la red ganó al Consistorio en los tribunales

Al concurso, según relatan los responsables de aquella época, se presentaron dos empresas. Una, Special Events, cuya administradora era María del Carmen Rodríguez, imputada, esposa de Francisco Correa y jefa de gabinete de Guillermo Ortega, el entonces alcalde y también ahora imputado por el caso Gürtel. Y otra, que "proponía hacer una paella o algo así", hace memoria Foxá, que esgrime documentos en los que se certifica que Special Events ganó por casi el doble de puntos. "Alguna concesión tenían que haberla ganado de manera legal, ¿no?", se pregunta el alcalde. "Esta gente se llevó muchos contratos y algunos tenían sentido y otros no tanto", prosigue el regidor.

"Todo fue por criterios subjetivos", critica Manuel Fort, del grupo socialista majariego. "La otra empresa planteaba algo más familiar, para dar a conocer la empresa. Sin embargo, Special Events optó por una cosa muy propagandística. Las elecciones eran poco después", insiste Fort, que recuerda que "salían miles de personas de la carpa con propaganda electoral". Foxá rebate que todo fueran criterios subjetivos: "Los otros pedían casi 10.000 euros más. Su oferta era peor y además mucho más cara", zanja.

No fue la única factura que Foxá firmó a compañías ligadas a Correa mientras era presidente de Pammasa. También les concedió la organización de la "colocación de la primera piedra en una urbanización de 150 viviendas". La factura es mucho más modesta. El pago fue de 1.474,59 euros. Claro, que los servicios prestados también están en proporción. En esta ocasión es Downtown Consulting, la heredera directa de Special Events, la que se encarga de hacer "la sonorización al aire libre". O sea, colocar altavoces en una explanada. Este trabajo se realizó mucho después del aniversario de Pammasa. Está fechado el 22 de enero de 2004. Guillermo Ortega dimitió en febrero de 2005."No llevaban en la frente una pegatina que ponía 'soy un chorizo", se excusa Foxá, que recuerda su insistente beligerancia con las empresas de la trama. "Yo a estos señores no les conocía", insiste el actual alcalde.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Pero estos señores llevaban pululando por el Consistorio de Majadahonda varios años y se habían convertido en uno de los motivos del enfrentamiento entre Ortega y Foxá, según manifestó este último a EL PAÍS. De hecho, el alcalde reconoce que ha prestado declaración ante Garzón y le ha contado la presencia continua de la gente de Correa en la vida cotidiana del Consistorio. Un enfrentamiento, el de Foxá y Ortega, motivado "por la deriva frívola, irresponsable y peligrosa" de Ortega, según el actual alcalde. Desde el otro ángulo, los más cercanos a Ortega sostienen que el desencuentro se produjo porque éste quería controlar los asuntos urbanísticos, según fuentes municipales. "Ortega no podía entrar en esos asuntos y aguantó dos años antes de intentar participar", apunta el socialista Fort.

En aquella fecha las facturas extendidas a empresas de la trama salpicaban hasta a siete concejalías de Majadahonda y la gestión del entonces alcalde, Guillermo Ortega, había enfrentado ya a un nutrido grupo de concejales, encabezados por el propio Foxá. Hasta el punto de que la gestión de Pammasa, de capital ciento por ciento municipal, escapaba del control de Ortega, según los más próximos al antiguo regidor. "Narciso de Foxá sabía que Ortega no era trigo limpio y que había que hacer algo para sacarlo del Ayuntamiento antes de que arrastrase a todos", filtra una fuente municipal.

Factura de 1.474 euros pagada por Panmasa a Downtown Consulting para el acto de colocación de una primera piedra en Majadahonda.

Narciso de Foxá, alcalde de Majadahonda.
Narciso de Foxá, alcalde de Majadahonda.ULY MARTÍN

La firma de Foxá

Una de las facturas, por un montante de 89.000 euros (para celebrar el décimo aniversario de la empresa municipal Pammasa), fue emitida tras un concurso público al que se presentó otra empresa. "La oferta de Special Events era muchísimo mejor", dice el actual alcalde, Narciso de Foxá, cuya firma, en 2003, aparece bajoel cargo de presidentede la compañía pública. La oposición estima que todo "fue muy subjetivo".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_