Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo ratifica que Feijóo aprobó el PXOM de Ourense con planos falsos

El tribunal decidirá si anula en firme el PXOM y paraliza la actividad urbanística

El Ayuntamiento de Ourense puede quedarse en unos meses sin planeamiento urbanístico. Ocho sentencias del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) han declarado ilegal el Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) por diversas causas. El Gobierno local ha presentado recursos con la única intención de demorar su anulación y ganar así tiempo para redactar uno nuevo. Pero uno de los recursos no prospera. El Tribunal Supremo remitió hace unos días al Ayuntamiento una providencia que hace temer lo peor a los técnicos municipales.

El alto tribunal cifra en al menos dos las causas para rechazar el recurso de casación contra la sentencia del TSXG, que anula el plan basándose en que los planos expuestos al público no eran los que se habían aprobado inicialmente en el Ayuntamiento, ya que variaba la edificabilidad. En la providencia se da un plazo, que acabó ayer, para presentar "otra crítica razonada". El Gobierno local ya ha enviado las nuevas argumentaciones, aunque duda que prosperen, ya que el auto del Supremo deja claro que el cambio de los planos "no puede considerarse un error".

El alcalde culpa a Feijóo, que aprobó el plan cuando era conselleiro de Fraga

"Es un mal presagio", destacó ayer el alcalde, el socialista Francisco Rodríguez, que responsabiliza al futuro presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, por haber autorizado el PXOM cuando era conselleiro de Política Territorial, "a sabiendas de que era ilegal". "Tendrá que responder de ello", advirtió el regidor. El líder del PP gallego autorizó en 2003, como responsable de Ordenación del Territorio, el PXOM de Ourense pese a tener constancia documental, según Rodríguez, de que había un cambiazo en los planos expuestos al público respecto a los aprobados inicialmente. El alcalde orensano responsabiliza al PP y a Núñez Feijóo de la "adjudicación ilegal" del plan de ordenación urbanística. Su anulación dejará a Ourense con el planeamiento de 1986, lo que sitúa en el limbo urbanístico el desarrollo de la ciudad desde aquel año e impide el crecimiento previsto.

El regidor orensano transmitió la inquietud del gabinete jurídico municipal "y de otro exterior" que su equipo ha consultado. Todos coinciden en que Ourense está "en situación de emergencia". Por ello, reclama al presidente in péctore de la Xunta un "inmediato pronunciamiento" sobre su disposición a mantener la hoja de ruta garantizada por el presidente en funciones, Emilio Pérez Touriño "para evitar que Ourense se paralice". "Feijóo aparece continuamente en los medios de comunicación con propuestas de gobierno, pero no dice nada sobre el futuro de esta ciudad", reprocha el alcalde socialista. El mandatario orensano lo emplazó ayer públicamente a que garantice "la salida responsable, mesurada y jurídicamente segura a la que se había comprometido Touriño".

La hoja de ruta que reclama el alcalde para solventar "esta herencia envenenada que dejó el PP" pasa por la colaboración entre Xunta y Ayuntamiento. El alcalde reclama el apoyo del Gobierno gallego en la tramitación "del nuevo planeamiento que se está redactando y que, mientras tanto, no se perjudique a los orensanos". Exige que la Xunta garantice el desarrollo urbano de la ciudad hasta que no se redacte el nuevo PXOM. Y solicita también a Feijóo un "compromiso público" que garantice la tramitación urgente de los proyectos estratégicos aprobados para la ciudad. Entre ellos destaca los de la Ronda Bulevar, el Plan de Termalismo, el Plan Especial de la Universidad y la integración del AVE en la ciudad. Además, solicita la redacción de medidas especiales para los proyectos comerciales previstos (la instalación de El Corte Inglés y de Eroski) en la finca Santa Marina y en A Farixa.

El regidor reclama prudencia a su antecesor, el actual portavoz del PP en la Corporación, Enrique Nóvoa. "Sigue diciendo frivolidades como que es suficiente con hacer unos retoques en el PXOM", reprueba Rodríguez. "Feijóo debe hacerle entender que cuando un planeamiento se anula por ilegal hay que redactar otro nuevo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de marzo de 2009