Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La primavera más oriental

Las exposiciones de Cai Guo-Qiang y Takashi Murakami llenan de arte asiático el Guggenheim - Ambas muestras coincidirán hasta mayo

La conservadora de arte asiático del Guggenheim de Nueva York, Alexandra Munroe, asegura que la coincidencia de las exposiciones del chino Cai Guo-Qiang y el japonés Takashi Murakami en el Guggenheim de Bilbao es intencionada, un intento de confrontar dos formas de entender el arte en Oriente. Murakami, el artista que ha llevado la estética del manga (cómic japonés) a los museos y es una estrella que colabora con las firmas del lujo y Cai, el creador que hace surgir de la pólvora dibujos y grandes intervenciones en espacios abiertos, compartirán el protagonismo en la programación de la pinacoteca bilbaína para esta primavera. Una suerte de pop a la japonesa y un artista difícil de clasificar, que ni sigue las manifestaciones tradicionales chinas ni se inspira en el arte occidental, elevarán al máximo la presencia del arte asiático en un museo europeo. Será a partir de mañana, cuando se abra al público la retrospectiva de Cai I want to believe ("Quiero creer") y se sume a ©Murakami, inaugurada el mes pasado. Ambas muestras coincidirán hasta el 31 de mayo, cuando se clausure la del autor japonés.

Las actividades complementarias ofrecerán taichi, gastronomía y diversos talleres

Ambos artistas han desarrollado buena parte de sus carreras en EE UU

Las obras de Murakami y Cai no presentan puntos en común, pero coinciden en haber desarrollado buena parte de sus carreras en Estados Unidos. El artista chino reside en Nueva York desde hace más de una década y el japonés reparte su tiempo entre las sedes de su productora Kakai Kiki en Long Island y Tokio.

Las piezas de Cai y Murakami ocupan dos plantas del museo, pero la primavera oriental del Guggenheim traspasa las salas de exposición. La tienda, por ejemplo, se halla bien surtida de objetos con la firma Murakami, un experto en hacer caja con la producción en serie.

Las actividades se acercarán a manifestaciones de la cultura japonesa. El cocinero del restaurante Kabuki de Madrid explicará en una conferencia los puntos de encuentro entre la gastronomía española y la japonesa, y pasará a la práctica elaborando varios platos (26 de marzo). El paisajista Luis Vallejo hablará del jardín japonés (2 de abril). Los amigos del museo tendrán la posibilidad de conocer el origami, el arte de la papiroflexia; de participar en talleres de caligrafía china, sushi y de ikebana (arte floral) o a aprender cómo vestir el kimono. En mayo, el museo organizará una sesión de Pecha Kucha, algo así como cuchicheo en japonés, en que los participantes comparten sus conocimientos con el público presentando 20 imágenes en 20 segundos.

La atmósfera oriental rodeará las clases de taichi que del 28 de marzo al 6 de septiembre se ofrecerán todos los sábados por la mañana en el atrio o en la terraza, si el tiempo lo permite. La comunidad china residente en el País Vasco también participará en la programación. La cita para recorrer la exposición con un guía de origen chino será los viernes (del 27 de marzo al 26 de junio).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de marzo de 2009