Fracasa el plan de vivienda de Aguirre

La iniciativa sólo logra vender 108 pisos de los 25.000 anunciados por la Comunidad

Cuando lo presentó en julio del año pasado, parecía la panacea para un sector que llevaba meses en estado de coma. El acuerdo auspiciado por la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, con promotores y entidades financieras preveía que a finales del año pasado saldrían al mercado hasta 25.000 viviendas a un precio asequible. El objetivo era doble: aliviar los resultados de unos empresarios que no lograban vender ni a tiros y facilitar el acceso a casas hasta un 20% más baratas que en el mercado. Ocho meses más tarde, los resultados son más modestos.

No han sido 25.000 los pisos que se ofrecían en la página web de la Consejería de Vivienda, sino 1.270. Y si el foco se centra en el volumen de transacciones, la cifra roza el ridículo: sólo 108 ventas. El acuerdo consistía en que bancos y cajas se comprometían a dar financiación a los compradores de una bolsa de pisos que las promotoras debían dar de alta en un listado de la consejería. A cambio, los empresarios no sobrepasarían unos precios máximos que se establecían en función del municipio. Muy pocos promotores se han apuntado a la iniciativa. Los ciudadanos tampoco se han decidido a comprar.

La propia consejería reconoce que los resultados han sido "limitados". Y achaca la culpa del fracaso al momento que atraviesa el sector: "Muchos compradores están a la espera de que los precios bajen más", apunta un portavoz de Vivienda. Pero esa situación ya se conocía cuando Aguirre posó con los primeros espadas de las mayores entidades financieras y de la patronal de los promotores. José Manuel Galindo, presidente de Asprima, la asociación de promotores que firmó el acuerdo, explica el poco éxito de la iniciativa por "la falta de ayudas por parte de la Comunidad". "También se ha echado en falta una comisión de seguimiento que comprobara si los bancos estaban dando créditos para la compra de pisos", explica.

A pesar de los pobres resultados, la consejería no se plantea modificar la iniciativa. "Era una opción más para reducir el stock de casas que no se venden. Hay muchas otras ayudas", se justifican. Los precios de las viviendas ofertadas van desde los 2.000 euros por metro cuadrado a los 3.200, en función de la zona.

Aguirre declaró en julio que la iniciativa trataba de "contribuir al mantenimiento de la actividad y del empleo en el sector inmobiliario y de ofrecer a miles de familias la oportunidad de acceder a una vivienda a precios asequibles". Tanto por un lado como por otro, prueba no superada.

No eran tan baratos

Las compraventas cerradas que constan en la web de la consejería (www.madrid.org/vivienda) muestran que las condiciones de compra no eran tan ventajosas como anunció la Comunidad. Los precios iban a ser un 20% inferiores a los de mercado. Pero un piso de 54 metros en Villa de Vallecas por 180.000 euros tampoco parece un chollo. En la capital sólo se han vendido 37 de las 316 viviendas que las promotoras ofrecieron a los precios tasados.

La caída de precios en el mercado inmobiliario hace que muchos se lo piensen a la hora de firmar compras que hace dos años podrían parecer ventajosas. Los precios que se fijaron como máximos ya no son tan favorables.

Sobre la firma

Luis Doncel

Es jefe de sección de Internacional. Antes fue jefe de sección de Economía y corresponsal en Berlín y Bruselas. Desde 2007 ha cubierto la crisis inmobiliaria y del euro, el rescate a España y los efectos en Alemania de la crisis migratoria de 2015, además de eventos internacionales como tres elecciones alemanas o reuniones del FMI y el BCE.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS