Gastronomía

Alimentar el deseo

Los seres humanos se han beneficiado de las plantas, pero ellas también han sacado provecho. La manzana, el tomate, la patata o la marihuana están asociadas a sensaciones y a cambios sociales. No se sabe quién domestica a quién y cómo se alimentan los deseos sigue siendo un enigma que persiguen quienes cocinan y comen. Por estos jardines del pensamiento, entre el ensayo y el relato de aventuras, transita el escritor, etnobotánico y profesor de Berkeley Michael Pollan, del que ahora coinciden dos títulos en las librerías. Su primera obra traducida al español, La botánica del deseo, fue publicada en 2001 en EE UU, pero no ha caducado lo apetitoso del concepto. Como detective en el super, Pollan reivindica la agricultura ecológica y el sentido común ante las seducciones publicitarias: "No comas nada que tu bisabuela no reconocería como comida".

La botánica del deseo. Gourmandia. 21, 95 euros. El detective en el supermercado. Temas de Hoy. 17,50 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 08 de marzo de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50