Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 78,7% del claustro de la UB vota a favor del proceso de Bolonia

24 alumnos abandonan la reunión y rebajan al 21% el voto contra el proceso europeo

La sesión transcurrió plácida, pero tuvo un final revuelto. El claustro que celebró ayer la Universidad de Barcelona para votar o no al proceso de Bolonia planteado por los estudiantes terminó con 126 votos en contra de paralizarlo (el 78,7%) y 35 a favor (el 21,1%). No hubo votos nulos y cuatro sufragios fueron en blanco. El proceso de Bolonia homologa los estudios universitarios en Europa.

De los 300 miembros del claustro, formado por 180 profesores, 90 alumnos y 30 miembros administración y servicios, asistieron 165. De los 90 estudiantes representados, fueron 42. El voto fue secreto, pero del resultado se desprende que la inmensa mayoría de los profesores votaron en contra de parar Bolonia y que la ausencia de numerosos alumnos de la reunión diluyó el porcentaje de votos estudiantiles contra Bolonia.

"El voto es indelegable"

La polémica llegó en el momento de la votación. Los estudiantes habían ganado la semana pasada un referéndum entre los alumnos contra Bolonia con el 95% de los votos. El rector, Dídac Ramírez, tuvo que convocarlo al pedirlo más del 50% de los alumnos del claustro. Era un referéndum que, con los estatutos en la mano, vincula la posición sobre Bolonia de los alumnos del claustro. Es decir, computan contra Bolonia los 90 votos de los estudiantes en este órgano.

El secretario general, Jordi García, admitió que con los estatutos en la mano era así, pero ayer sólo contaban los votos de los 18 alumnos presentes en la votación y no los de los 90 del claustro ni los 42 que habían ido a la reunión de ayer. "El voto es personal e indelegable. Los alumnos tienen 90 votos siempre que vengan", dijo García. El rector, Dídac Ramírez", recalcó luego: "Los juristas nos dicen que sólo cuentan los votos de los estudiantess presentes en el momento de votar. Lo que hemos hecho es cumplir la ley".

Varios estudiantes anti-Bolonia protestaron cuando la secretaría general les comunicó estos requisitos. "No pensamos participar en esto", dijo un alumno que abandonó la sala. En sentido contrario, algún estudiante también se ausentó para que su voto no computara como no a Bolonia.

En ninguno de los dos supuestos, ni con 42 ni con 18 sufragios útiles, los estudiantes hubieran ganado la votación. Si se hubieran computado los 42 registrados y no sólo los 18 presentes en el momento de votar, el no a Bolonia hubiera tenido el 31,2% de los votos, en lugar del 21,1%.

Y aunque del claustro hubiera salido un no a Bolonia mayoritario, el resultado tampoco hubiese paralizado el proceso. Fue el Gobierno español el que dio la luz verde y sólo él podría dar marcha atrás. Pero un no a Bolonia de la mayor universidad catalana y la segunda española, tras la Complutense, hubiera tenido un gran impacto simbólico.

Tras conocer el resultado, el rector recalcó que "la UB está a favor de desplegar Bolonia", pero también "de hablar del futuro de la universidad pública". Sobre los 30 estudiantes que ocupan la sede central de la UB en protesta contra el plan Bolonia, Ramírez evitó concretar qué actitud tomará en el futuro. Culminado el referéndum y el claustro, espera que "la respuesta de los estudiantes sea positiva y esté en consonancia" con el resultado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de marzo de 2009