Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las incertidumbres acechan al Festival Madrid Flamenco

El Teatro del Canal recoge el testigo como sede tras el cierre del Albéniz

El Festival Flamenco Caja Madrid es todo un clásico en la ciudad, con 17 ediciones a las espaldas, pero sus organizadores sentían ayer en el estómago el mismo hormigueo de las primeras veces. No en vano, el recital de anoche -con Miguel Poveda como cabeza de cartel- constituía el estreno de los Teatros del Canal como recinto para la música en vivo. El productor y director artístico del evento, Alejandro Reyes, admitía a media tarde no tenerlas todas consigo: "Por aforo, ubicación y acústica, se nos agolpan las incertidumbres".

Mucho han cambiado las cosas con el cierre del Albéniz. "Allí estábamos en la zona neurálgica, con los bares y tabernas de la tradición flamenca a tiro de piedra. Cea Bermúdez es un lugar extraño para los aficionados y falta por ver cómo se habitúan", se lamenta Reyes. Otros aspectos de la nueva ubicación, como la ausencia de aparcamiento, tampoco parecen convencerle. "Resulta un tanto inaudito que una obra de esta envergadura no haya contemplado el estacionamiento. El Albéniz tampoco tenía, pero los aparcamientos subterráneos de la Plaza Mayor y Jacinto Benavente quedaban a un paso".

José Mercé

Otros detalles dan idea de los apuros organizativos de última hora. Las taquillas no funcionaron hasta la semana pasada, "cuando entre la gente del flamenco todavía hay poca costumbre de comprar por Internet", aduce Reyes. Y el retraso en la apertura del Canal ha provocado que el festival madrileño coincida con el de Jerez, todo un clásico.

Tanto los conciertos de hoy (María José Pérez, Marina Heredia y El Pele) como los de mañana (Canela de San Roque, Cancanilla de Marbella y La Macanita) tendrán lugar en la sala B, con el escenario casi en el centro del recinto. He aquí otra incógnita de esta edición, porque ni cantaores ni guitarristas tienen costumbre de actuar con público por los cuatro costados. El aforo es de 640 localidades, lejos de las 1.100 que albergaba el Albéniz. Las entradas para ver a Miguel Poveda se agotaron hace casi dos semanas.

Permanecen, en cualquier caso, el arte y la jondura de unas cuantas figuras. El lunes, ya en la sala A (850 butacas), actuará José Mercé, receptor este año del Galardón Flamenco Calle de Alcalá. La distinción se la ha otorgado por unanimidad un jurado que integraban los literatos José Manuel Caballero Bonald y Félix Grande junto a los flamencólogos Ángel Álvarez Caballero (de EL PAÍS) y José María Velázquez. El tío de Mercé, Manuel Soto Sordera, fue en el primer Festival Flamenco, hace 17 temporadas, el destinatario de este mismo premio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de febrero de 2009