Un edil rompe un despacho municipal por dos multas

Las enemistades en los pueblos son palpables y evidentes. Manuel Lloret, concejal del Bloc en la oposición en Orxeta (Marina Baixa), asegura que sufre mobbing político por parte del alcalde, el socialista Vicente Llinares. En una semana el barrendero municipal, que pone multas por delegación del alcalde, le ha puesto dos sanciones. El edil sancionado, harto de este "acoso", llegó colérico el jueves a primera hora de la tarde al Ayuntamiento y destrozó el despacho municipal del funcionario que le había multado. "Dio golpes en el mobiliario, tiró archivadores" y amenazó a los funcionarios: "La próxima multa que me pongan vendré y destrozaré ordenadores y lo que quiera", según informaron ayer fuentes del PSPV-PSOE en un comunicado en el que condenaban la agresión. El edil del Bloc confirmó estos hechos ante la Guardia Civil.

Lloret recordó que es la segunda multa que le ponen en una semana pero que sólo pretendía "llamar la atención" porque está "desesperado" por el "acoso" político al que le somete el alcalde. La última multa se la puso el funcionario cuando estaba cargando pan en la puerta de su casa. "Así que va barriendo y va poniendo multas", dijo el edil, que recordó que el lunes a su esposa la multaron mientras esperaba a que llegara el mecánico con una batería de repuesto. "Ponen multas a los del Bloc, y a los amigos del alcalde no, me tienen frito", concluyó el edil del Bloc.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS