Cartas al director
i

Propuestas

En aras de modernizar y democratizar la justicia, es muy sabido que los jueces han usado el arma legal de la huelga, ejerciendo un derecho reconocido a los trabajadores o funcionarios. Pero son mucho menos conocidas otras reivindicaciones, coherentes con ese nivel de curritos al que los jueces quieren asimilarse.

Por ejemplo: a) anhelan que nadie tenga que dirigirse a ellos con el aristocrático término de "señoría", que les avergüenza; b) ansían que desaparezca el privilegio, que les da dolor de estómago, de procesar por desacato a quienes les ofenden o tratan con poco respeto; c) se mueren por ser juzgados, si es el caso, por un jurado popular y no por otros jueces/colegas, lo que les repugna...

Y entonces desperté y me pregunté: ¿podremos hacer algo para que la judicatura alcance la paz espiritual que se merece.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 19 de febrero de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50