Tresserras mantendrá la ayuda a las galerías para asistir a ferias

Las 15 galerías catalanas presentes en Arco están más que aliviadas. Llegaron tan preocupadas que los aceptables resultados de los primeros días les saben a gloria. Por lo menos, eso es lo que dijeron al consejero de Cultura Joan Manuel Tresserras, que ayer aseguró que también él se iba muy aliviado de la feria porque, al contrario de lo que se temía, parece que, de momento, no tendrá que tomar medidas especiales para ayudar al sector. "Seguiremos trabajando para impulsar el diálogo y la armonía del sector", afirmó Tresserras, que mantendrá la dotación de subvenciones para ferias (hasta 6.000 euros por feria y galería), y estudia ampliar el apoyo a las dos ferias catalanas, Loop y Swab, con el objetivo de fortalecer el sector en Barcelona.

Todos coinciden en que las compras de este año son más lentas y ponderadas, pero que no se han parado. Estrany-de la Mota ha vendido jóvenes y españoles, en especial a Bestué y Vives, que han sido seleccionados para la próxima Bienal de Venecia. ADN, que participa por segunda vez, ha triplicado su volumen de negocio respecto al año pasado, además de exhibir un año más la obra más fotografiada de la feria: la escultura de Damien Hirst realizada por Eugenio Merino. El pabellón de Polígrafa, especializada en fotografía y obra gráfica, enarbolaba los puntitos rojos de las ventas realizadas. Es un signo de los tiempos: vende más quien tiene precios más contenidos, como las hermosas fotografías de la serie Metamorfosis de Esther Ferrer en la galería Àngels.

Carles Taché no renuncia a exhibir dos espectaculares maquetas de obras públicas de Sean Scully, que no están a la venta, mientras que Palma Dotze de Vilafranca exhibe en el programa general un gran mapa de Arco de Mariona Muncunill, donde los visitantes pueden borrar con tippex los stands prescindibles: ya casi están todos tachados. Senda celebra sus 10 años de colaboración con Joaquim Cacho con una pared de obras de la década de 1970. Satisfechos también Toni Tàpies con puntitos rojos al lado de Susy Gómez, Martí Anson y Julia Montilla y masART con obras vendidas de José Noguero y Alberto Peral que, con Merino de ADN, ha sido uno de los ocho seleccionados para la primera edición del premio Häagen-Dazs, que se fallará en octubre: el ganador tendrá una exhibición personal en el próximo Arco.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción