Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Televisión

El último viaje de Craig Ewert

Cuatro estrena el polémico documental 'El turista suicida' - Iñaki Gabilondo repasará el 'caso Eluana'

"La televisión está llena de muertes nauseabundas en series de ficción y nadie dice nada". Con estas palabras se defendía John Zaritsky de las violentas críticas recibidas por su documental Right to die?: the suicide tourist (¿Derecho a morir?: el turista suicida) emitido hace dos meses en la cadena británica Sky. En él, el director canadiense, firme defensor del derecho a una muerte digna, filmaba cómo Craig Ewert, un enfermo terminal de 59 años, comete un suicidio asistido.

Cuatro estrenará esta noche (0.30) este controvertido trabajo para que los espectadores españoles puedan juzgar por sí mismos. El periodista Iñaki Gabilondo presentará este trabajo, y además hará un repaso sobre el caso de Eluana Englaro, la mujer italiana, en coma desde 1992, fallecida el lunes pasado, en medio del debate suscitado en su país sobre el derecho o no a decidir sobre la propia muerte.

Zaritsky, galardonado con un Oscar por otro documental, acompañó en 2006 a Ewert durante sus últimos cuatro días de vida. Sufría una enfermedad neuronal que le había dejado incapacitado y le hacía vivir atado a una máquina de respiración. La mayoría de las personas que la padecen muere cinco años después del diagnóstico, aunque el científico Stephen Hawking ha sobrevivido más de 40 años.

Ewert está decidido a no sufrir un proceso de deterioro que le lleve hasta un final "natural" que presupone horrible.

El turista suicida sigue el último viaje de Ewert desde Inglaterra hasta Zúrich (Suiza), donde tiene su sede la organización Dignitas, que propugna el derecho a recibir ayuda médica para acabar con la propia vida. El documental lleva hasta un apartamento donde un empleado de Dignitas prepara una dosis letal de pentobarbital sódico. Craig toma el veneno delante de la cámara, cierra sus ojos y muere.

"Espero que la muerte sea el final, que no haya ni alma ni vida después de la muerte", dice Ewert. "Éste es un viaje que todos debemos tomar en algún momento. Me gustaría que mi muerte no cause gran dolor a los que me aman", añade.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de febrero de 2009