Un colegio concertado de Salamanca pasa a separar a niños y niñas

El colegio concertado Montessori de Salamanca, de ideario católico, pasará a partir del curso que viene de la educación mixta a separar a niños y niñas en 1º de infantil (tres y cuatro años). Luego irá haciendo lo mismo, curso a curso, con el resto de las etapas. Francisco Fernández, profesor de filosofía y portavoz del centro, explicó que todos estarán matriculados en el colegio, pero en clases distintas.

Las razones, añade Fernández, son puramente pedagógicas, ya que los resultados de ellos suelen ser peores que los de ellas, y pretenden trabajar sus puntos débiles por separado. Muchos expertos han puesto en entredicho los efectos beneficiosos de esa separación. En cualquier caso, Fernández admite que ha habido padres que tenían planeado matricular a sus hijos en el centro, pero se han echado atrás por esta medida.

Más información
Un estudio afirma que las alumnas de colegios para niñas sacan mejores notas

La Consejería de Educación de Castilla y León dice que segregar por sexo es legal (así lo dijo el Supremo el año pasado, pero también que las administraciones pueden negarles la subvención por ello) y defiende la libertad de elección de los padres, dijo un portavoz.

Hay muchas voces que reclaman acabar con las subvenciones públicas a estos colegios (la confederación de padres Ceapa, CC OO, STES-i, FETE-UGT, la Confederación MRP, el Sindicato de Estudiantes y CANAE presentaron un manifiesto el martes). Andalucía y Galicia han anunciado que dejarán de subvencionarlos, y Cataluña y Navarra, con toda probabilidad, no financiarán ninguno más de los que ya tienen. Hoy hay 60 colegios concertados que segregan por sexos, la mayoría vinculados al Opus Dei.

Sobre la firma

J. A. Aunión

Coordinador del espacio de Educación de EL PAÍS. Especializado en información educativa durante más de una década, también ha trabajado para las secciones de Local-Madrid, Reportajes, Cultura y EL PAÍS_LAB, el equipo del diario dedicado a experimentar con nuevos formatos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS