_
_
_
_
_

El metro dispone ya de sistemas de seguridad para funcionar sin conductor

La línea 9 será completamente automática y, más tarde, la línea 2

Terminados los trabajos de instalación de un sistema de protección automatizado en la línea 1, la última. Todas las demás cuentan ya con él. Se trata del sistema denominado ATP (Automatic Train Protection) que, unido al ATO (Automatic Train Operation), también instalado, permite prácticamente la conducción automática del metro. Todas las líneas construidas cuentan ya con él. Y las que se hallan en construcción lo incorporan de oficio.

¿Quién yerra más: el hombre o la máquina? La pregunta es retórica porque, en realidad, detrás de cualquier automatismo hay siempre un hombre con lo que el error, incluso el famoso "error informático" es siempre humano. Pero la automatización previsora sí parece tener menos errores que la improvisación del individuo, de ahí que el Gobierno de la Generalitat y Transportes Metropolitanos de Barcelona lleven años automatizando las líneas de metro para que, un día nada lejano, puedan funcionar sin conductor. Por motivos de seguridad, sostienen tanto Política Territorial como TMB, no para ahorrar personal. En realidad, insisten, la automatización no comporta nunca reducción de plantilla, lo que se hace es reordenar las funciones. Un ejemplo: TMB a los conductores ya no les llama así: les denomina "motoristas" porque accionan el motor, mucho más que conducir el convoy.

La línea 11, un tranvía llamado metro ligero, tiene ya conducción automatizada

Quienes quieran ver en Barcelona algo aproximado al futuro pueden hacerlo en la llamada línea 11, un tranvía también llamado "metro ligero" que dispone ya de conducción automatizada y donde están prácticamente instaladas las mamparas de seguridad dotadas de puertas que coinciden con las puertas de los trenes y que se abren simultáneamente.

Con estas medidas se reducen los trabajos más repetitivos (desde el de conductor hasta el de cajera) y se potencia la vigilancia, tanto la electrónica con cámaras, como la de personal que se halla en la estación.

La línea 9 será toda sin conductor y le seguirá la línea 2, la primera en la que se instalaron los sistemas ATO y ATP y donde se han realizado, de noche y sin pasaje, por supuesto, las pruebas de conducción automática. Se hizo hace tanto tiempo como en 1995. Además, la prolongación de esta línea hasta Parc Logístic se hará instalando el sistema de funcionamiento sin conductor, de modo que se aplique tanto en el nuevo recorrido como en los tramos que ya están funcionando.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Para el resto de líneas aún no hay calendario de automatización definitiva. Ni siquiera está prevista la previa instalación de mamparas protectoras y la adaptación de los trenes, aunque hay algunos que ya pueden funcionar sin conductor y, de hecho, el motorista es casi un mero adorno que cumple una función específica: dar tranquilidad a los usuarios. En la misma línea se está trabajando en la automatización de Ferrocarrils de la Generalitat, también sin fecha porque está ligada, además, a la cola de maniobras que construir bajo la plaza de Catalunya de Barcelona.

Mamparas en la estación de Can Cuyàs, de la línea 11.
Mamparas en la estación de Can Cuyàs, de la línea 11.MARCEL·LÍ SÀENZ

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_