Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El bus ateo no pasa por Sevilla

Tussam afirma que su flota sólo puede llevar publicidad con fines comerciales

La campaña promovida por la Unión de Ateos y Librepensadores (UAL) en los autobuses urbanos no llegará a Sevilla. Esta asociación había anunciado su intención de insertar en febrero en varias líneas de Tussam (la empresa municipal de transportes de la capital) la campaña que ya se ha difundido con éxito en otras ciudades europeas, entre ellas varias españolas, bajo el lema Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte y disfruta de la vida. Sin embargo, la empresa municipal asegura ahora que la campaña de los ateos choca con las condiciones por las que se rige la publicidad de sus autobuses.

La Unión de Ateos tramitó su solicitud hace cinco semanas a Clear Channel, la empresa que explota la publicidad exterior de Tussam. La falta de respuesta había encendido en las últimas semanas las alarmas de los impulsores de la campaña y de los sectores a favor de ésta, que consideraban que el Ayuntamiento estaba demorando su respuesta por presiones de los ámbitos eclesiásticos.

El gerente de Tussam, Carlos Arizaga, aseguró ayer, sin embargo, que la campaña "no tiene cabida" en los autobuses porque el pliego de condiciones del contrato firmado con Clear Channel sólo permite publicidad con fines comerciales y mercantiles (excepto de bebidas alcohólicas y tabaco) y publicidad institucional del Ayuntamiento.Tussam no baraja hacer una excepción con el bus ateo igual que, según Arizaga, no se ha hecho con otras entidades que han solicitado insertar publicidad. Entre otros casos recientes, el gerente de Tussam recordó las peticiones formuladas por una iglesia evangélica o por un sindicato de enfermería, que fueron rechazadas. Según Arizaga, si los creyentes quisieran hacer llegar a los autobuses de Tussam la campaña creada en contraposición a la de los ateos (bajo el lema Dios sí existe. Disfruta de la vida en Cristo), tampoco podrían.

El presidente de la UAL, Albert Riba, aseguró ayer que Clear Channel aún no les ha contestado a su petición, ni a favor ni en contra. Informado por este periódico sobre la versión oficial de Tussam para rechazar su campaña, Riba afirmó que, si se confirma, su asociación lo entendería "como una forma de censura". "Hay que atenerse a la Ley de Publicidad y a la Constitución, que establece que todos tenemos derecho a expresar nuestras ideas en cualquier medio escrito o hablado si límites ni censura previa".

Riba mostró su "indignación" ante la posibilidad de que el Ayuntamiento de Sevilla frene su campaña. "Quiero pensar que no lo harán. Pero si lo hacen demostrarán tener una muy baja concepción democrática y estarán haciendo un ridículo espantoso". De confirmarse la respuesta negativa de Tussam, el presidente de la UAL se mostró partidario de plantear "alguna medida" alternativa. "Habría que intentar llevar la campaña a Sevilla de otra forma", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de febrero de 2009