Entrevista:CHRISTINA ROSENVINGE | Cantautora

"El humor negro es una manera vitalista de mirar las cosas"

Concluida su larga estancia en Nueva York, Christina Rosenvinge ha regresado a su Madrid natal y vuelve a cantar en castellano en Tu labio superior (Soster - Warner), su sexto disco como cantautora. Estos días lo presenta en una gira de apenas cinco escalas, en la que le respaldan los músicos estadounidenses Steve Shelley, Chris Brokaw y Jeremy Wilms. El pasado viernes actuó en Bilbao.

Pregunta. ¿Por qué diría que Tu labio superior es el mejor disco de su carrera?

Respuesta. No creo que sea el mejor, pero ha caído en gracia. Ha supuesto una vuelta al castellano en un momento en el que parece que la gente esperaba algo así. No responde a una estrategia pensada, pero viviendo en Estados Unidos quería escribir en inglés, un idioma muy esquemático con aspectos muy apetecibles, y al estar en España automáticamente me salían canciones que la gente entendiera.

"Poder comer de tocar la guitarra es un privilegio que tiene poquísima gente"

P. Canciones, además, de un planteamiento más sencillo.

R. Sí. Después de sacar el tercer disco en inglés me separé [del escritor Ray Loriga], hubo un cambio de tercio en mi vida, me apetecía hacer algo distinto y me salía música mucho más inmediata, más directa, escrita de una manera muy instintiva y, a lo mejor, buscando más la comunicación que la sofisticación.

P. Aún así, no es un disco comercial. ¿No le interesa vender discos?

R. Yo quiero hacer la música que me gusta y que, además, venda discos, pero si pienso primero en vender discos, y hago música que no me gusta para lograrlo, probablemente resulte un desastre.

P. ¿Alguna vez lo ha hecho?

R. No. Tengo demasiado respeto a esta profesión. Poder comer de tocar la guitarrita es una situación de privilegio que tiene poquísima gente, y creo que tienes que tener un poco de respeto y hacerlo realmente con todo el corazón. Los discos, incluso los que me han salido mal, siempre los he hecho con todo el alma y como he querido yo.

P. En Tu labio superior hay eclipses, soledades, instintos criminales, desazón... ¿Por qué abraza la tristeza?

R. Me llama la atención que hay gente que ve este disco luminoso y vitalista, y hay otros que lo ven, sin embargo, tremendo y melancólico. La gente, cuando ve cosas tan distintas, ve de alguna manera lo que tiene ella dentro. Desde luego, el disco tiene muchas caras distintas; puede ser tremendo, pero cuando habla de cosas tremendas siempre lo hace desde el humor negro, que en el fondo es una manera vitalista de mirar las cosas.

P. Trabajó en dos películas, Todo es mentira y La pistola de mi hermano. ¿Por qué abandonó la interpretación?

R. Porque creo que no lo hago bien, no porque no me guste. Pensaba que en la música sí que podía aprender y avanzar muchísimo y, sin embargo, no valía para el otro camino. No todas las cantantes son actrices.

P. Recientemente ha manifestado que podría utilizar una voz mucho más fuerte. ¿Por qué opta por el susurro?

R. Es verdad que puedo cantar mucho más fuerte, pero en ese caso mi voz no me gusta. He encontrado esta otra manera de cantar que me parece mucho más interesante y que tiene mucho más que ver conmigo. No es que yo tenga el vozarrón de Patti Smith y lo esté escondiendo; es más una opción de estilo, me parece que así suena más interesante.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS