Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NO FUNCIONA

Parches sobre los baches

Avenida de Roma. Barcelona. No es una calle excesivamente larga ni siquiera soporta una alta densidad de tráfico, especialmente entre la de Comte d'Urgell y la zona de la estación de Sants. Pero el piso está hecho unos zorros. Hay serios baches, en alguno de los cuales cabe sobradamente la rueda de una de esas motos de escasa cilindrada y potente ruido. Y están ahí desde hace meses: han soportado las lluvias de otoño y los fríos del invierno. Impertérritos, sin que el Ayuntamiento de Barcelona se diera por enterado. Quizás porque no se enteró.

Hace unos días dos lectores, M. M. y M. A., se dirigieron a esta sección para señalar la presencia de, al menos, cuatro baches de tamaño considerable que resultaban peligrosos para el tráfico rodado. La pregunta al Consistorio tuvo una respuesta gestada con parsimonia: varios días para saber de qué se trataba, pese a que resulta relativamente fácil localizar los agujeros. Este diario lo hizo con un simple paseo. Al cabo de unos días hubo respuesta: todo controlado, los baches estaban detectados e iban a ser reparados en breve: en el primer fin de semana que se produjera. Lo de trabajar en fin de semana era exigido, explicó el portavoz del Consistorio, porque alguno de ellos estaba en un cruce y la obra afectaría al tráfico, que siempre es menor en sábado y domingo.

El fin de semana elegido para la reparación era el pasado. No se hizo. Había una razón, explicó el Consistorio: la lluvia. Pero no pasa nada, las brigadas de operarios que se encargan con ahínco de mejorar la vida de los barceloneses actuarán este fin de semana, es decir, entre hoy y mañana, si no llueve.

La queja de los lectores es triple. Por una parte, lamentan que haya baches. Creen también inaceptable que no sea el propio Consistorio quien los detecte y repare, sobre todo una vía que lleva nada más y nada menos que a la primera estación ferroviaria de la ciudad. Pero hay un tercer aspecto en la queja: los baches llevan allí meses y los lectores, antes que a este diario, se dirigieron al Ayuntamiento de Barcelona, que pretende en sus proclamas estimular la participación y colaboración ciudadana. Sospechan que eso no es así. Ellos lo había notificado al municipio y nada. Están convencidos de que si este fin de semana se reparan los baches será porque han recurrido a la prensa para explicar la situación.

Para quejas sobre las administraciones y empresas públicas dirigirse a catalunya@elpais.es a la atención de Francesc Arroyo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de febrero de 2009