COMUNIDADES

Un empresario español lanza desde Oregón un agregador de 'webs' sociales

Francisco J. Martin creó Strands con su propia tecnología de recomendaciones personalizadas

Una alternativa para que el internauta ordene su vida social en la web son los servicios de agregación de su actividad en un único sitio donde pueda seguir lo que hacen él y sus amigos. Para ello, el año pasado nació Strands.com. Se trata de un proyecto de la compañía del mismo nombre fundada por el español Francisco J. Martin en 2003... en Oregón.

La historia de Martin es poco frecuente. Estudiante de la Politécnica de Valencia e investigador en inteligencia artificial del CSIC, en 1999 fundó iSOCO, la primera spin-off del IIIA-CSIC en Barcelona. Abandonó esta pujante empresa en 2003 para proseguir estudios en la universidad del Estado de Oregón en Corvallis. Trabajó para DARPA, en la línea de que las redes tengan conciencia de cómo funcionan. Y en Oregón creó Strands, con una delegación en Barcelona que fue la segunda spin-off del IIIA-CSIC. "El problema en España es que el estudiante orienta su investigación para seguir en la academia. Pocos crean su empresa. Es un modelo de transferencia de conocimiento al sector privado que en EE UU está muy desarrollado", comenta.

Más información

Uno de los primeros productos fue Musicstrands que evolucionó hacia MyStrands, siempre con la idea de aplicar el análisis secuencial de los datos de actividad del internauta para proponer recomendaciones que mejoren su disfrute de la red. En música, vídeos o, como en MoneyStrands, en las finanzas. "No está asociada a ningún banco y su política de recomendaciones será independiente".

Una aplicación de la ingeniería que hay detrás de MoneyStrands ya está trabajando. El banco BBVA ha adoptado el sistema de Strands, sociedad en la que participa en el capital, para ofrecer a sus clientes un administrador de finanzas personales con herramientas de análisis de fácil uso.

BBVA tú cuentas les ofrece, además de información gráfica de sus finanzas, sugerencias en función de sus gustos y preferencias a través de patrones de inteligencia artificial que le acercan ofertas, tanto de servicios financieros como de otro tipo. El cliente al valorar la utilidad de las propuestas permite que la aplicación aprenda sobre sus preferencias para hacerle nuevas sugerencias más adaptadas a su perfil. "Se trata de atender a las necesidades del cliente, no del banco". En diciembre se lanzó. En 10 días recibió 130.000 registros.

La tecnología de Strands da un paso en las recomendaciones de compra de las tiendas en red. Aquí se trata de decirle al comprador qué otros productos han adquirido quienes compraron lo mismo. Martin admite que este tipo de recomendaciones se pueden desvirtuar con inyección falseada de perfiles. "El poisoning desvirtúa el sistema". En el sistema de "filtraje colaborativo no anónimo" de Strands se trata de tener en cuenta lo que has hecho tú y tus amigos. "El New York Times afirmaba que el origen más fiable de las recomendaciones son los amigos, una ayuda y un factor de sociabilización".

En Strands.com, según el nivel de permisos que dé el internauta, se puede conocer sus gustos y ofrecerle recomendaciones. Esto, además, permite una publicidad más personalizada. "Si bebes mucho café puede ser aconsejable que compres una cafetera en lugar de ir cada día al bar", comenta Martin. Con más de 100 empleados, después de un ajuste para adaptarse a la crisis, nació con seis millones de dólares y en 2007 distintos inversores aportaron 49. Sus ventas aquel año rondaron los 12 millones de dólares. Tiene 24 patentes. El objetivo es salir a Bolsa.

Modelo de negocio

Martin lamenta la burocracia que rodea en España a los emprendedores. "Todo parece orientado a lentificar los procesos de negocio. Además, el mercado laboral en EE UU es más ágil. En España hay un arraigo social sobre el empleo y el despido es un drama. Aquí, nadie teme no volver a encontrar un trabajo porque las entradas y salidas de plantilla son habituales".

Otra diferencia en la cultura de los negocios, según Martin, es la dinámica de compras de empresas. Strands adquirió tres el año pasado. Dos en el mundo de las finanzas personales y una valenciana, mientrenamiento.com, que servirá de base para un proyecto de cultura física y atletismo popular. "Son empresas de emprendedores que han estado gestando una idea, tienen madurez y permiten, al integrarlas, marcar la diferencia".

STRANDS: www.strands.com

Comprender al internauta

El agregador de Strands parte de la tecnología de la compañía pensada "para ayudar a las personas a descubrir cosas que no conoce y le pueden interesar", comenta Gabriel Aldámiz, vicepresidente de comunicación de al firma.

Strands.com, accesible por invitación, permite al internauta centralizar sus perfiles en Internet manteniendo bajo su control los flujos informativos que desea mostrar. "Se trata de reducir barreras a la entrada en la red social para que el internauta pueda disfrutar más de su actividad. Quien se ha registrado en YouTube, Flickr o Picasa debe acudir a distintas plataformas para cada una de sus actividades. Strands.com ofrece la plataforma común".

AOL, Windows Live y Friendfeed tienen ofertas similares. Aldámiz destaca que su sistema realiza una segunda tarea: utilizar el contenido que generan el abonado y sus amigos para ofrecerle otros contenidos de su interés. La plataforma ofrece un API público y el navegante tiene el control de sus datos y el grado de apertura a terceros que quiera dar. "Se trata de ofrecer lo que sabe hacer la compañía: comprender lo que las personas hacen para ofrecer alternativas ajustadas a sus preferencias".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 04 de febrero de 2009.

Lo más visto en...

Top 50