Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ECONOMÍA

Una docena de compañías ya trabajan en Europa

Hasta una docena de compañías de préstamos online entre personas se han lanzado en Europa. La más veterana es también la más exitosa: Zopa, en Reino Unido. Su filial en Italia, operativa desde principios de 2008, cuenta con 30.200 miembros y ha gestionado en préstamos 4,3 millones de euros.

En Alemania, Smava es otra sólida iniciativa. Su fundador, Alexander Artopé, tiene claro que la crisis crediticia beneficia al P2P lending. "Los consumidores empiezan a entender las ventajas de una alternativa a los bancos, donde conocer con transparencia adónde va su dinero".

La evolución desde su lanzamiento, en marzo de 2007, ha sido lenta pero segura: 65.000 registros, seis millones de euros gestionados y un crecimiento mensual del 30% desde mediados de 2008. Estos datos han desembocado en una segunda ronda de financiación de cuatro millones de euros el pasado octubre.

Una página por país

En Francia Friendsclear tiene apenas tres meses de vida. En Polonia, donde operan tres diferentes, lidera Kokos con 28.000 clientes y más de millón y medio de euros intercambiados. Su portavoz, Dorota Janik, asegura que la principal barrera es el desconocimiento. "Muy poca gente conoce todavía qué es el P2P lending y cómo interactuar con este canal".

En Suecia, Loanland ha superado la barrera del medio millón de euros gestionados. Y en Hungría, Noba verá la luz en 2009. Incluso Japón, con Maneo, y Corea del Sur, con Moneyauction, se han apuntado a la moda.

En EE UU, Renaud Laplanche, consejero delegado de Lending Club, coincide con el diagnóstico sobre el desconocimiento. "El 86% de la gente en Estados Unidos no sabe que existe este canal alternativo. Esto nos deja mucho recorrido".

El regulador norteamericano de los mercados financieros Securities Exchange Commission (SEC) le dio recientemente luz verde para seguir operando, un hito clave que no logró superar su principal competidor, Prosper. Desde entonces, 3.100 prestamistas adicionales se han dado de alta aportando cinco millones de dólares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de febrero de 2009