Deterioro del mercado laboral

El desfase del Inem rebasa los 5.500 millones en 2008

El gasto por prestaciones excede el presupuesto un 36%

La intensidad de la crisis desbarata todos los pronósticos, incluso los que se hacen sobre lo que ya ha ocurrido. El gasto en prestaciones de desempleo, acelerado por el brusco deterioro del mercado laboral, ya superaba en octubre los 15.500 millones presupuestados para todo 2008. Hace tres semanas, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, anticipó que la factura por prestaciones del año pasado rondaría los 20.500 millones. Volvió a quedarse corto. Con los datos de diciembre, publicados ayer, el gasto alcanzó los 21.047 millones, un 36% más de lo presupuestado para 2008 por el Instituto Nacional de Empleo (Inem).

El desfase de 5.541 millones de euros se cubrirá con aportaciones extraordinarias del Gobierno y es una de las razones de la notable revisión de las cuentas presupuestarias que ha tenido que hacer el Ministerio de Economía. Si en septiembre pensaba que el déficit público de 2008 llegaría al 1,8% del PIB, en enero lo elevó al 3,4%. Y aún puede sufrir algún ajuste de última hora, ya que el repunte del paro y la caída de la actividad económica en el tramo final del año fue mayor de lo que preveía.

El pronóstico de déficit del Gobierno para 2009 queda ya en entredicho

Más información

Habrá que esperar aún unas semanas para conocer cuál ha sido el gasto en el primer mes de 2009, pero los cálculos del Gobierno vuelven a estar comprometidos por la notable subida el paro en enero y el vertiginoso aumento del número de personas que cobraron prestaciones y subsidios en los últimos meses del año pasado. En diciembre se superaron los 2,3 millones de beneficiarios, un 50% más que en el mismo mes de 2007.

El presupuesto de 2009 para las prestaciones por desempleo es de 19.292 millones de euros, aunque el Gobierno ya habilitó una partida de 2.000 millones para financiar un posible aumento del gasto. A principios de enero, el vicepresidente económico, Pedro Solbes, indicó que "como mínimo", habrá otra inyección extraordinaria similar, lo que dejaría la dotación para este año en más de 23.000 millones. A la luz de las primeras cifras que se conocen del mercado laboral la cautela de Solbes está justificada.

Según estimaciones de la asociación de empresas de trabajo temporal, el gasto por prestaciones puede superar los 30.000 millones este año, un cálculo similar al que ya hacen los sindicatos. Si se confirma este nuevo desfase, el desequilibrio en las cuentas públicas sería peor de lo que prevé el Gobierno, que augura un déficit del 5,8% para 2009.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 04 de febrero de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50