Deterioro del mercado laboral

El paro supera los 3,3 millones y desborda los cálculos del Gobierno

Trabajo ya no descarta que se llegue a los cuatro millones este año - La Seguridad Social pierde casi un millón de afiliados en 12 meses

La crisis va a peor. Las colas del paro, donde mes tras mes enseña su peor cara, han vuelto a demostrarlo. Se mire por donde se mire, enero ha sido un desastre que ha vuelto a batir malos datos históricos. Por el lado del paro, se registraron casi 200.000 nuevos desempleados (3.327.801 en total); por el lado del empleo, 350.000 menos cotizantes en la Seguridad Social. Y lo peor es que, como recordó ayer la secretaria general de Empleo, Maravillas Rojo, "detrás de las cifras, hay personas".

Los datos que ayer publicó el Ministerio de Trabajo son tan apabullantes que el Gobierno ya no descarta que en 2009 se alcancen los cuatro millones de parados con la rotundidad que lo hacía apenas unas semanas atrás. "La previsión actual es que no se alcancen", declaró Rojo. Pero a continuación admitió que las previsiones no son "inamovibles", y, por tanto, no descartaba la posibilidad de alcanzar esa cifra de desempleados.

Zapatero dice que estamos en lo peor de la crisis, y Rajoy habla de "tragedia"

Más información

Tan dura es la realidad del mercado laboral que el Ejecutivo no tiene más remedio que reconocer lo malo de la situación, pese al desgaste que acarrea el aumento del paro. "Estamos en el momento más difícil de la crisis", admitió ayer sin paliativos el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, informa Jorge Rodríguez.

El líder de la oposición, Mariano Rajoy, fue más allá. Al hablar del paro calificó la situación de "enorme tragedia" y de "emergencia nacional". Para el presidente del PP, "el Gobierno está desbordado por los acontecimientos". Y le exigió "austeridad" y una reforma del mercado laboral, algo descartado por el ministro de Trabajo en repetidas ocasiones.

Pero las esperanzas del Ejecutivo para capear la situación y evitar el mazazo que supondría alcanzar los cuatro millones de parados se depositan en las medidas que han aprobado en los últimos meses. Para Zapatero, el plan de obra pública municipal va a cortar la sangría del empleo "en uno o dos meses". El presidente confía en que se crearán más de 300.000 empleos.

Ángel Laborda, de Funcas, no es tan optimista. Para él, las medidas gubernamentales sólo amortiguarán el golpe y tendrán un efecto temporal. Por lo que "como no siga otro plan", su alivio será momentáneo.

Además, Laborda no duda de que los cuatro millones de parados llegarán en 2009. "Esto está cantado", afirma. En su opinión, la intensidad del ajuste continuará en el primer semestre del año. Pero advierte de lo excepcional de la situación actual y de la gran incertidumbre en torno a ella. "Estamos en una recesión que no hemos visto nunca. Y va a continuar", argumenta.

También Carlos Martín, del Gabinete Económico de CC OO, se abona a la tesis de los cuatro millones de parados. "No nos salva nadie", zanja contundente. Y apunta dos diferencias con la crisis de 1993, además del mayor tamaño del mercado laboral actual: el dinamismo que sigue mostrando la población activa, que no deja de aumentar, y lo malo de la situación en todo el mundo.

Enero siempre es un mal mes para el empleo. Incluso lo es en épocas de crecimiento económico. A la caída estacional de la construcción, se suma el final de la temporada de Navidad. Pero en esta ocasión, las cifras superan cualquier excusa estacional y señalan claramente que la intensidad del ajuste ha crecido. El número de parados ha registrado su mayor subida en un mes (198.838) y en un año (1.065.876). Y para los expertos, esto no es lo peor. "Es más grave la caída de los cotizantes a la Seguridad Social", afirma Sandalio Gómez, del IESE.

También Laborda cree que la bajada de afiliados al instituto público es el dato más preocupante que arroja el mercado laboral en enero. Al fin y al cabo, este dato refleja mejor que el paro registrado la evolución del empleo en un mes. Y la conclusión es escalofriante, casi un millón menos de cotizantes en un año. Un dato que presagia que la destrucción de empleo con la que concluyó 2008 (más de 600.000 puestos de trabajo) continúa en 2009, a falta de la confirmación de la encuesta de población activa, el mejor espejo del mercado laboral.

Al conocerse las cifras, los sindicatos han reclamado el cambio del modelo de crecimiento económico. Así se expresó el secretario general de UGT. Cándido Méndez también exigió que "no se siga hablando de abaratar el despido, de echar más gente a la calle y de otras medidas similares porque es ahondar en la crisis", informa Miguel Ángel Noceda. Por su parte, CC OO reclamó la reforma de los servicios públicos de empleo.

En contraposición a Méndez, la patronal CEOE defendió que lo "esencial" es promover "nuevos marcos de entrada y salida en el empleo que garanticen mayor flexibilidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 03 de febrero de 2009.

Lo más visto en...

Top 50