Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero pide a la banca que se implique más en las ayudas oficiales

El ICO reforzará los créditos a 'pymes', autónomos y parados - Los banqueros argumentan que la crisis no deja crecer el crédito

En la tercera reunión, cambiaron los sillones por las sillas y se sentaron con los codos sobre las mesas como si fueran pupitres universitarios. Se trataba un tema serio y quisieron dar una imagen menos relajada que en los dos encuentros anteriores celebrados en La Moncloa. Aun así, el tono fue técnico, cordial (más de lo que esperaba alguno de los presentes) y alejado de las críticas mitineras, según fuentes de las entidades. La conclusión final: compromiso de unidad ante la crisis.

La puesta en escena fue concienzuda: el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, y el vicepresidente económico, Pedro Solbes, en el centro; a su derecha y por orden de mayor a menor, los presidentes de los tres principales bancos del país (Emilio Botín, del Santander; Francisco González, del BBVA, y Ángel Ron, del Popular); a su izquierda, los de las tres primeras cajas de ahorros (Isidro Fainé, de La Caixa; Miguel Blesa, de Caja Madrid, y José Luis Olivas, de Bancaja).

La AEB dice que la economía ha perjudicado a la banca, y no al revés

La reunión duró casi tres horas, lo que obligó a Zapatero a retrasar el despacho semanal con el Rey. El presidente lanzó el mensaje general (el dinero debe fluir entre las empresas y las familias) y otro concreto: el sector debe hacer "un esfuerzo adicional" para que funcionen las medidas que ultima el ICO. Sobre todo se refirió a los créditos con dos años de moratoria en el pago para los que entren en paro. También habló de la línea ICO para financiar el circulante y proyectos de las pymes y los trabajadores autónomos. Zapatero se comprometió a reactivar estas líneas porque hasta ahora el sector las ha criticado por ser demasiado rígidas.

Hasta el momento, más de 60 entidades se han adherido a la moratoria de los créditos, dotada con 6.000 millones, y, de ellas, 35 han firmado los acuerdos de colaboración. No obstante, bancos y cajas han acogido con frialdad la medida porque el ICO dijo inicialmente que sólo se hacía responsable del 8% de la morosidad. Tras las quejas del sector, el ICO parece dispuesto a asumir el 12% de los morosos. La última palabra la tiene el Banco de España que debe estipular cómo se provisionan estos morosos.

Tras las peticiones del presidente, tomó la palabra Solbes, en un tono más técnico. Valoró el esfuerzo del sector y reconoció que es positivo que tengan beneficios para que así puedan dar créditos. Y a continuación intervinieron los banqueros y cajeros, por riguroso orden, que, aún reconociendo que las medidas adoptadas van en la buena dirección, lanzaron sus mensajes con educación pero con contundencia.

Primero subrayaron que están preocupados porque se está creando una imagen de debilidad del sector financiero que no se corresponde con la realidad. Después, recordaron que la liquidez no es una ayuda para las entidades sino que se utiliza para financiar a las empresas. Además, explicaron que ha caído la demanda más del 22%, es decir, las empresas piden menos que antes. Y aquí se entró al centro del debate: en mitad de una recesión no puede crecer el crédito porque siempre está relación con el PIB nominal. Los seis coincidieron en el diagnóstico y afirmaron que se están dando préstamos a los clientes solventes. Tras las exposiciones, Zapatero y los banqueros coincidieron en la necesidad de seguir de cerca la situación.

Poco antes de la reunión de los banqueros con el Gobierno, el presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), Miguel Martín, lanzó un dardo al Ejecutivo al criticar a las autoridades por haber tardado en actuar para afrontar la actual crisis financiera y calificó de "erróneo" que el Gobierno pretenda aplicar en España "las mismas recetas financieras que en otros países".

Martín reconoció que en la sociedad existe una percepción de que no hay crédito porque no se está concediendo todo el que se pide. Este ejecutivo justificó la reducción del endeudamiento de las empresas y familias por los excesos del pasado y pidió que el Gobierno y a la banca que lo hagan "de manera suave, ordenada y gradual para no perjudicar al sector".

Durante su intervención en una jornada parlamentaria del Grupo Socialista para abordar la crisis económica internacional en el Congreso de los Diputados, Martín afirmó que si las autoridades no actuaron a tiempo fue porque no sabían cómo resolver la actual crisis y no porque no supieran sus causas, informa Efe.

El presidente de la AEB defendió que en España el sistema bancario "no ha hundido" la economía, a diferencia de Estados Unidos y otros países, sino que ha sido la economía real la que ha puesto "en riesgo" al sistema bancario. Martín considera que las entidades son responsables de los créditos mal concedidos. "El que comete errores debe pagarlo. En estos casos, se deben hacer provisiones y no esperar a que el Estado les salve". Si el problema va a más, la AEB cree que hay mecanismos habituales, en referencia al Fondo de Garantía de Depósitos, que no han tenido coste para el contribuyente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de febrero de 2009