Cien obras artísticas reflejan la evolución de A Coruña durante cuatro siglos

Mar, cielo, tierra y viento. La singular orografía, situación geográfica y paisaje de A Coruña, con sus montes y sus dos ensenadas abrazando una lengua de tierra que culmina en la Torre de Hércules, así como su evolución urbana, plagada de aciertos, sombras y fracasos, ha sido fuente de inspiración artística a través de los siglos. Desde las primeras cartografías o dibujos de cronistas extranjeros del siglo XVII hasta pinturas o fotografías contemporáneas, procedentes de colecciones públicas o privadas y entre las que destacan los primeros cuadros de Picasso adolescente, conforman la nueva exposición del Museo de Belas Artes. Con ánimo de mostrar A Coruña na arte, la institución de la Xunta reunió a más de un centenar de obras realizadas a lo largo de 400 años.

Rincones, arquitectura, horizontes y emblemas de una ciudad que nació y evolucionó en torno a su puerto y al milenario faro romano son reflejados en esta muestra, que abarca todos los estilos y técnicas. Pinturas, grabados, cerámicas e incluso documentales audiovisuales del último siglo sobre A Coruña llenarán desde el sábado las salas de este museo.

La exposición reúne desde obras de Picasso -quien se valió de la ciudad en la que vivió, entre 1891 y 1896, parte de su adolescencia para iniciarse en la pintura- a las de Luís Seoane. Lugrís, Díaz Baliño, Francisco Lloréns, Xavier Correa, Vari Caramés o Xoán Piñón son otros de los artistas que plasmaron A Coruña con pinceles, cámaras o dibujos. Dividida en cuatro apartados, la muestra recoge las primeras imágenes de A Coruña como grabados del siglo XVII y mapas de los orígenes de la ciudad. También dibujos de campamentos militares en la batalla de Elviña -que enfrentó hace 200 años a ingleses y franceses- o dibujos de viajeros, como la acuarela que realizó en 1668 Pier Maria Baldi con motivo de la visita de Cosme III de Medici.

La transformación de A Coruña y de sus horizontes aparece reflejada con toda una serie de panorámicas pictóricas o fotográficas. Permiten descubrir cómo cambió la ciudad al ritmo de la evolución de las demandas sociales y económicas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 28 de enero de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50