Oleada de despidos

Pfizer reducirá un 15% la plantilla después de la compra de su rival Wyeth

Pfizer desafió ayer a la recesión. En plena carestía de crédito, la mayor farmacéutica del mundo se lanzó a la compra de su rival Wyeth. La operación, con la que diversificará su base de productos, está valorada en 68.000 millones de dólares (52.000 millones de euros), que financiará con efectivo y mediante intercambio de acciones. La integración provocará el despido del 15% de la plantilla de la empresa fusionada.

La última vez que se anunció una megafusión en EE UU fue en la primavera de 2006, cuando AT&T compró BellSouth. Las dos farmacéuticas llevan tiempo explorando la alianza, la más importante que se ve en ocho años en el sector. Pero las dificultades para acceder a dinero fresco eran un obstáculo que no podía pasarse por alto, porque podían hacerla descarrilar.

Más información

Pfizer fue capaz al final de recaudar 22.500 millones de dólares de la mano de un consorcio integrado por cinco bancos, que financiará la deuda. La acción es agresiva y el precio que paga supone un 30% de prima para los accionistas de Wyeth respecto al precio del jueves. Se espera que la operación esté cerrada en el tercer trimestre de este año.

La integración de las dos farmacéuticas tendrá como precio la eliminación de 19.000 empleos y el cierre de cinco plantas de las 46 que tendrán juntas, para evitar solapamientos. Las compañías esperan ahorrar 2.000 millones anuales para 2011. Wyeth ultimaba a su vez la compra del fabricante de vacunas Crucell, de la que se retira.

Compañías como Pfizer se topan con el problema de que van a perder las patentes para la venta en exclusiva de sus medicamentos más populares. La consolidación se impone como vía para diversificar los ingresos frente a las marcas genéricas, por eso en el parqué no se quita el ojo a AstraZeneca.

Pfizer aprovechó el anuncio de la compra para anticipar la presentación de sus resultados trimestrales. El beneficio cayó un 90%, hasta los 266 millones, mientras los ingresos lo hicieron un 4%, hasta los 12.350 millones. Parte de este bajón en el beneficio se atribuye a las cargas extraordinarias derivadas de un litigio por las prácticas promocionales de Bextra.

Sus ingresos en 2008 ascendieron a 48.300 millones, pero espera que se reduzcan a 44.000 millones en 2009. Wyeth anunció una ligera caída del beneficio, hasta los 960 millones. Sus ingresos cayeron hasta los 5.300 millones en el trimestre, 500 millones menos que hace un año.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción