Una comisión ética investiga provocaciones en los Globos

Las alusiones sexuales salpicaron la gala de los premios

Ya lo dijo Jack Nicholson: "Los Globos de Oro son la mejor fiesta de Hollywood". Pero, a los ojos de la Comisión Federal de las Comunicaciones (FCC), llevan camino de convertirse en la gala más indecente. La comisión encargada de vigilar el cumplimiento del código ético (no escrito) en las cadenas generalistas estadounidenses está investigando las 18 quejas recibidas de los espectadores que la madrugada del lunes siguieron por televisión la ceremonia.

El acto, retransmitido en directo por la cadena NBC, incluyó un pintoresco vocabulario verbal y no verbal por parte de los presentadores en una velada regada por grandes botellas de champaña. Entre los momentos más coloristas estuvo el discurso de agradecimiento del eterno rebelde de Hollywood, Mickey Rourke, cuando recibió su galardón como mejor actor dramático por su trabajo en The wrestler.

Las provocativas palabras de un actor que ha conseguido resucitar su carrera gracias a este papel recibieron como respuesta del director Darren Aronofsky un gesto vulgar con el dedo, lanzado eso sí con mucho humor.

El momento, recogido en directo por las cámaras de televisión, fue uno de los más vistos de la ceremonia en YouTube aunque fue retirado horas más tarde dada la investigación del FCC. Ni Aronofsky, director de The wrestler, ni la cadena NBC han querido hacer declaraciones sobre el incidente. La televisión puntualizó que esas imágenes fueron eliminadas de la retransmisión de la gala en diferido en la costa oeste estadounidense, sustituidas por dos segundos en negro. Hubo otros momentos de humor o de provocación, según los oídos que escuchen. Durante su discurso de presentación el humorista británico Ricky Gervais, cerveza en mano, mencionó la idea de "mantener relaciones sexuales con 200 periodistas de mediana edad", Colin Farrell y Seth Rogen también hicieron menciones levemente provocativas desde el escenario, y la comedianta Tina Fey dirigió, Globo de Oro en mano, un "chúpate esa" a aquellos que la habían criticado a lo largo del año.

Darren Aronofsky, a la izquierda, y Mickey Rourke.
Darren Aronofsky, a la izquierda, y Mickey Rourke.REUTERS

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 16 de enero de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50