Cartas al director
i

Lukoil

Rusia se permite el lujo de dejar a más de media Europa -sus clientes- sin suministro de gas. En plena ola de frío. Y no es la primera vez que ocurre.

Aquí, en España, nuestros dirigentes políticos, empresariales y financieros han opinado públicamente que Lukoil es una alternativa perfectamente válida como accionista de Repsol (y, de manera indirecta, de Gas Natural), en sustitución de la constructora Sacyr.

¿Están locos? ¿Nos toman por imbéciles? ¿O es que la situación financiera de Sacyr y del país es tan desesperada que hace buena cualquier posibilidad de salida a la misma, aun a riesgo de caer en manos de las empresas energéticas rusas?

Todo esto me recuerda a aquello de "vender la primogenitura por un plato de lentejas" y, sobre todo, me confirma que somos un país totalmente chapuza, sin la debida preparación, y que actúa sin medir las consecuencias que sus decisiones puedan tener en el medio y largo plazo. Y así nos va.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 12 de enero de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50