Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas sustituye a Guardans por un soberanista en las listas europeas

El economista Ramon Tremosa, cercano a ERC, pidió el 'no' para el Estatuto

Artur Mas ha decidido llevar su apuesta por la Casa Grande del Soberanismo hasta sus últimas consecuencias. El candidato de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) para las próximas elecciones de junio será Ramon Tremosa. Se trata de un economista sin carnet de CDC, firme defensor del concierto económico, que pidió el voto contrario al Estatuto en el referéndum y cercano a la órbita de Esquerra Republicana (ERC). Parece cumplir los requisitos de la Casa Grande, independiente, transversal y con fuerte perfil nacionalista. El objetivo es cerrar la eventual fuga de votos hacia ERC.

Este anuncio, que se deberá refrendar en el consejo nacional de CDC del próximo 24 de enero, deja fuera a Ignasi Guardans, que fue el candidato convergente en 2004. Guardans quería seguir, pero no encajaba en el molde que ha estado gestando Mas durante meses.

CiU busca atajar una eventual sangría de votos hacia Esquerra Republicana

Desde el pasado verano se habían estudiado nombres muy distintos, como el del ex vocal del Consejo General del Poder Judicial Alfons López Tena; el ex secretario general de ERC y responsable de inmigración de CDC, Àngel Colom; el ex diputado y escritor Vicenç Villatoro y el jefe de proyección internacional de la Fundación Catdem Trias Fargas, Marc Guerrero. Todos ellos, soberanistas. Al final, Mas se ha decidido por Tremosa, profesor de la Universidad de Barcelona y miembro del Círculo de Estudios Soberanistas, dedicado a planificar vías que conduzcan hacia la independencia de Cataluña.

En CDC la apuesta por Tremosa ha caído bien, ya que muchos creen que esta elección permitirá recuperar a cierto votante tradicional de CiU. No ha ocurrido lo mismo en Unió. Sus dirigentes optaron ayer por callar en público y criticar la decisión en privado. Finalmente, aseguraron que se trata de un problema de CDC y que ellos propondrán su propio candidato para el puesto que le corresponda, lo que dependerá de si la formación se presenta en solitario o formando bloque con el PNV y el BNG. Representantes del partido vasco y gallego declinaron manifestarse al respecto hasta que la coalición sea un hecho, si finalmente se formaliza. Mas subrayó ayer que en los últimos días había mantenido contactos telefónicos con el presidente del comité de gobierno de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, y que éste había "coparticipado" de la decisión, por lo que la considera "consensuada".

El futuro del hasta ahora eurodiputado Guardans es una incógnita y para algunos se ha sido un poco injusto con él debido a su dedicación al cargo, que nadie niega. En el ámbito soberanista ayer se respiraba una euforia contenida. La apuesta de CDC certifica su flirteo con el independentismo, pero la candidatura unitaria entre CiU y ERC, que Esquerra reitera, queda dinamitada, aunque el secretario general republicano, Joan Ridao, dejara ayer la puerta entreabierta elogiando a Tremosa.

Miquel Iceta, del PSC, y Laia Ortiz, de Iniciativa, valoraron el nombramiento de Tremosa como una señal de la "radicalización" de CDC.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de enero de 2009