Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La BBK dispone 200 millones para créditos 'blandos' a familias y parados

La caja vizcaína aumentó en 2008 sus beneficios un 10,2%, hasta los 339 millones

La BBK pondrá en el mercado 200 millones de euros para paliar las dificultades económicas de las familias y las personas desempleadas. La entidad vizcaína se ha adelantado a sus competidores y ha ido más allá incluso que el Gobierno al aprobar una nueva línea de créditos blandos dirigidos a las familias y parados con necesidades de financiación. Esta iniciativa, de la que no se ofrecieron ayer más datos y se desconocen las condiciones específicas en que se concederán los créditos, supone la segunda gran medida para contrarrestar los efectos que está provocando la crisis en los ámbitos social y empresarial.

La línea de créditos ventajosos para las familias y los desempleados se suma a otra medida semejante que la BBK aprobó en octubre pasado a favor de las pymes. Entonces firmó un convenio con la patronal vizcaína Cebek por el que la entidad de ahorro aceptaba destinar 500 millones para financiar proyectos empresariales. Este tipo de préstamos preferentes, que también han puesto en marcha la Kutxa y la Caja Vital, están teniendo una buena acogida hasta ahora en la entidad vizcaína, dado que hasta la fecha ya ha concedido créditos a empresas por algo más de 290 millones. Otro ejemplo de la buena marcha de esta iniciativa para activar el tejido empresarial es la decisión de la Kutxa de doblar la cantidad -pasa de 100 a 200 millones- destinada a reforzar el circulante de las empresas.

Irala confía en consolidar a la BBK como "la 'kutxa' de referencia"

"La caja vizcaína logrará en solitario los mismos objetivos que con la fusión"

La ayuda de la BBK a las familias y los parados se produce en unas circunstancias muy favorables para el negocio de la entidad vizcaína. Su presidente, Xabier de Irala, presentó ante cerca de un millar de directivos los resultados del pasado año, que arrojan unos beneficios de 339 millones, un 10,2% más que en 2007. Con estos datos, Irala aseguró a través de una nota que la BBK se consolidará como "la kutxa de referencia" y sabrá demostrar que es "capaz de afrontar los retos más exigentes" en solitario, tras fracasar su fusión con la caja guipuzcoana.

Respecto al fallido proyecto, el presidente de la BBK insistió en que la creación de la caja unificada era "el mejor proyecto" y "una magnífica oportunidad" para crear una compañía "más fuerte, más competitiva y más solvente". No obstante, se mostró confiado en que la BBK por sí sola conseguirá los "mismos objetivos" que se planteaban con la fusión.

En el último ejercicio, la cifra de negocio alcanzó los 46.465 millones, un 5,8% más que un año antes, y destinó a provisiones 180 millones. Irala destacó que la BBK se sitúa como la primera entidad financiera española en patrimonio neto sobre balance, con un ratio del 14% y entre las de cabeza por ratio de solvencia (21,2%), lo que le coloca entre las compañías financieras "más sólidas del sector".

También resaltó el "reducido" riesgo inmobiliario que soporta, ya que sólo el 8% de la inversión crediticia de la caja tiene como destino el sector de la promoción inmobiliaria, frente al 20% de promedio en el conjunto de las cajas. La concesión de préstamos aumentó un 7,1% el año pasado, especialmente a las pequeñas empresas y comercios, con un crecimiento del 16,6%. Con estos resultados, la BBK habilitará una partida de 91 millones, un 11,2% más que en 2007, a la obra social.

Pese a las malas perspectivas económicas, el director general de la entidad, Ignacio Sánchez Asiain, anunció que el beneficio ordinario crecerá este año al menos dos puntos por encima del mercado y seguirá destinando el 30% de sus resultados a la obra social. Irala llamó a la prudencia para hacer frente a dos años difíciles para la economía vasca y española. En este contexto, se mostró confiado en que la BBK sabrá aprovechar su "buena posición de partida" para encarar la crisis, gracias a su "buen ratio de solvencia, un perfil de riesgo inmobiliario muy reducido, una liquidez controlada, menos morosidad y mayor cobertura".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de enero de 2009