Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los efectos del temporal

La nieve pone en jaque a todo el centro de España

La Comunidad de Madrid acusa a Fomento del caos y la ministra habla de fallos de todos

Frío, nieve, carreteras intransitables, cientos de miles de conductores atrapados, pasajeros en tierra, trenes con retrasos, niños sin clase, y las culpas, huérfanas. Mientras los ciudadanos trataban de capear las consecuencias del frío polar y de la fuerte tormenta de nieve que cayó ayer en buena parte de España, en una jornada caótica, algunos responsables políticos ponían énfasis en el intercambio de acusaciones.

La Comunidad de Madrid, la autonomía más afectada, atacó sin cuartel al Ministerio de Fomento. Protección Civil respondió con reproches al Ejecutivo de Esperanza Aguirre. Al final zanjó el asunto la ministra Magdalena Álvarez, que admitió fallos de todo el mundo, pidió perdón a los usuarios y asumió imprevisiones, aunque centró el tiro especialmente en un punto: la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que no previó la gravedad de la nevada. "Les invito a que miren las previsiones que ofrecieron ayer las televisiones", sentenció la ministra.

Madrid soportó más de 400 kilómetros de atascos en sus principales accesos

Defensa moviliza a 124 efectivos de la Unidad de Emergencias

Las asociaciones de conductores hablan de descoordinación e imprevisión

La intensa nevada azotó especialmente la Comunidad de Madrid, donde el servicio de Emergencias 112 recibió 16.500 llamadas en 12 horas, pero también afectó a Castilla-La Mancha, Cataluña, Andalucía, Valencia y País Vasco, Castilla y León y Aragón. Ayer, cuatro comunidades (Castilla-La Mancha, Cataluña, Madrid y Comunidad Valenciana) estuvieron en alerta. Aunque hoy sólo se mantiene el aviso para Andalucía, donde se esperan hasta seis centímetros de nieve.

Las previsiones apuntan a que la nieve y el frío polar continuarán en toda España hasta la madrugada del domingo, cuando comience a remitir. No obstante, según Meteorología, ésta podría ser sólo una pequeña tregua, porque se espera que el martes entre en la Península una nueva borrasca.

Anoche aún continuaba nevando intensamente en el centro peninsular, después de una jornada negra en las carreteras, que dejó a cientos de miles de personas atrapadas en sus vehículos. Algunos usuarios de la madrileña M-40 permanecieron hasta ocho horas sobre el asfalto. Trayectos de dos kilómetros supusieron en muchos casos más de dos horas. En la Comunidad madrileña llegaron a registrarse más de 400 kilómetros de atascos y se produjeron 55 accidentes con heridos. Durante la mañana, hubo 10 accidentes a la hora, más del doble de lo que ocurre en un día normal. La capital recobró la normalidad sobre las dos y media de la tarde, después de seis horas de importantes complicaciones. Defensa decidió movilizar a 124 efectivos y 56 vehículos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) para prestar apoyo en las provincias de Madrid, Burgos Zaragoza y Cuenca.

La nieve provocó el cierre del aeropuerto de Barajas, donde las operaciones estuvieron interrumpidas desde las 11.30 durante más de cinco horas, lo que afectó a miles de viajeros. A las siete de la tarde, sólo estaban en funcionamiento dos pistas y aún no se había restablecido el puente aéreo entre Madrid y Barcelona, en cuyo aeropuerto también se produjeron importantes retrasos. El transporte ferroviario se vio afectado, aunque menos. Según Renfe, no se suspendió ningún servicio. Sí se produjeron numerosos retrasos, que se sucedieron hasta bien entrada la noche. Los AVE limitaron la velocidad máxima a 200 kilómetros por hora durante casi todo el día. El frío se cobró una víctima en Barcelona, una indigente que fue hallada sin vida por los Mossos d'Esquadra.

El caos se convirtió rápidamente en un elemento para la batalla política y la ministra de Fomento fue el centro de todas las críticas. El PP reclamó su comparecencia inmediata en el Congreso y avanzó que pedirá su dimisión si no es capaz de explicar qué ha fallado y por qué. El consejero de Interior de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, en una rueda de prensa con su presidenta, eludió asumir cualquier responsabilidad autonómica -la mayoría de las carreteras que se colapsaron son de su competencia-. Tras la comparecencia de la ministra, Granados arremetió de nuevo: calificó las declaraciones de Álvarez de "impresentables" y la acusó de "escurrir el bulto y echar la culpa a todo el mundo" Y apostilló: "No, señor, la responsabilidad de las carreteras nacionales, de los accesos al aeropuerto y del aeropuerto es únicamente de Fomento".

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, atribuyó el caos de las carreteras madrileñas a unas predicciones meteorológicas erróneas, porque "los partes de anoche no eran los de esta mañana a las 7.00 horas" y no a la falta de medios de las distintas administraciones. Desde la Aemet se defendió su portavoz, Ángel Rivera, quien sostuvo que se alertó de esta ola de frío hace tiempo, aunque admitió que para la previsión exacta de nevada hay un margen de error "de hasta 100 kilómetros".

La situación a las nueve de la mañana en la Comunidad de Madrid ya hacía ya presagiar lo que podía ser el resto de la jornada en las carreteras. A esa hora ya se se registraban monumentales atascos y había dos vías cortadas. A éstas seguirían otras decenas en toda España. Las principales asociaciones de automovilistas acusaron a las distintas administraciones implicadas en el mantenimiento de la red de carreteras de "falta de previsión" y "descoordinación" por no haber sido capaces de evitar los colapsos.

El subdirector adjunto de Circulación de la Dirección de Tráfico, Enrique Belda, afirmó que la "insistencia" del temporal de nieve "no es habitual" y que la red carreteras no está diseñada para ello. A las ocho de la tarde, la situación del tráfico había mejorado en las vías de acceso a Madrid y sólo se registraban algunas retenciones en la M-45. En el resto de España alrededor de 14 puertos de la red secundaria permanecían cerrados, y en otros 37 era obligatorio el uso de cadenas.

Hasta 36 vías de la Comunidad de Madrid se vieron afectadas por la nieve, y seis fueron cortadas. Las carreteras A-1, A-2 y A-3 fueron de las más afectadas, llegando a presentar en el último caso hasta 35 kilómetros de retenciones. Otras vías que registraron durante el día retenciones de más de 20 kilómetros fueron la M-40, la M-605, la M-612, la carretera de Extremadura (A-5) y la carretera de A Coruña (A-6). En el resto de España, la nieve y el hielo produjeron retenciones y problemas de especial importancia en carreteras de Guadalajara y Cuenca y dificultades en calzadas de todo el norte de la Península, aunque también en zonas de Castellón, Cuenca, Granada e Islas Baleares.

Más de 38.000 alumnos de toda España se vieron afectados por el temporal de frío y nieve, que provocó que numerosos colegios repartidos por todo el país no pudieran funcionar con normalidad. Los problemas ocasionados por el temporal también hicieron que se dispararan las llamadas de teléfono móvil. Según las operadoras, se produjeron un tercio más de llamadas que en un viernes normal, como sucede en Nochevieja o cuando hay acontecimientos deportivos de máximo nivel.

¿Cómo pudo pasar?

- La Comunidad de Madrid negó cualquier responsabilidad y acusó a Fomento de imprevisión y falta de medios. Señaló que había recibido el aviso de Meteorología media hora después de que comenzaran a caer los copos a las siete de la mañana.

- La directora general de Protección Civil, Pilar Gallego, acusó al Gobierno regional de no activar la alerta hasta las siete y media de la mañana, "cuando ya era demasiado tarde".

- Fomento explicó que a las seis de la mañana recibió una previsión de nevada débil en Barajas. La ministra acusó a la Agencia de Meteorología de no prever la gravedad de la nevada y señaló que las culpas debían repartirse entre todos. El ministro del Interior coincidió en señalar el fallo de las previsiones.

- El portavoz de Meteorología, Ángel Rivera, sostuvo que se alertó de esta ola de frío hace tiempo, aunque admitió que para la previsión exacta de nevada hay un margen de error "de hasta 100 kilómetros".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de enero de 2009

Más información