Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Estado indemnizará a un candidato de Batasuna

El Estado tendrá que indemnizar con 170.000 euros a Mikel Iribarren, que en 1994 fue candidato de Batasuna a las elecciones europeas, por las secuelas que padece debido al impacto de un bote de humo lanzado por la policía en una manifestación contra la dispersión de presos etarras, celebrada en Pamplona en 1991. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos divulgó ayer su fallo, en el que insta al Estado a pagarle en tres meses.

Los magistrados de Estrasburgo sentencian por unanimidad que se violó el artículo tres del Convenio Europeo de Derechos Humanos (prohibición de la tortura) porque, al denegar la indemnización, los tribunales nacionales "no consideraron suficientemente la gravedad de las heridas y secuelas". También consideran que se vulneró el artículo 6.1 (derecho a un juicio justo) por la dilatación del proceso.

La sentencia subraya cómo, a pesar de la insistencia del demandante, nunca pudo ser identificado el policía que disparó el bote de humo. Pero el tribunal entiende que, al tratarse de un agente de las fuerzas del orden, el Estado debe indemnizar a Iribarren con 100.000 euros por las lesiones, con 30.000 por gastos y costas y con 40.000 más por daños morales. Esta última cifra fue discutida por el juez español Alejandro Saiz Arnaiz, que pretendía rebajarla a 30.000 euros. Él y otros dos magistrados alegaron que Iribarren "contribuyó a crear una situación de peligro de la que finalmente fue víctima".

Tras año y medio de recuperación de las "graves lesiones" que sufrió y que le ocasionaron una invalidez permanente del 37%, Iribarren solicitó un resarcimiento de casi 300.000 euros. Al serle negado por los tribunales Supremo y Constitucional, acudió a Estrasburgo, en donde presentó su demanda el 14 de noviembre de 2003. En ella solicitaba más de 350.000 euros. Según el juez de Instrucción número 3 de Pamplona, Iribarren participó embozado en los "altercados" en los que resultó herido. El magistrado afirmó que en sus ropas fueron halladas "partículas de elementos químicos para la fabricación de explosivos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de enero de 2009