Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hombre de Aguirre en Caja Madrid no dimite pese a estar en minoría

El grupo afín a Blesa pide una votación para poder controlar el órgano electoral

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, negó ayer por la mañana conflicto alguno en Caja Madrid. Es decir, dio a entender que la cuarta entidad financiera de España, con ocho millones de clientes, es un remanso de paz. Sin embargo, pocas horas después, a las cinco de la tarde, empezaron a volar los cuchillos en la comisión de control de la entidad.

De un lado, los partidarios de Aguirre que quieren relevar a Miguel Blesa como máximo representante de la entidad y que se han negado a abrir el proceso electoral como acordó el consejo de administración de Caja Madrid en octubre. Pablo Abejas, presidente de la comisión, estuvo a la cabeza del grupo con tres miembros más.

Enfrente, ocho consejeros, el 61,5%, que han pedido por escrito una reunión extraordinaria para que se inicien las elecciones y se trate el cese de Abejas. Según fuentes de la entidad, se debe convocar una reunión extraordinaria si tres o más miembros la piden. Abejas respondió que la petición había caducado y que la reunión solicitada sólo tenía carácter político, por lo que se negó a convocarla. En Caja Madrid se están estudiando las acciones legales ante el bloqueo de la situación. Otras fuentes dudan de que el grupo de ocho consejeros se mantenga unido por lo que podrían perder fuerza.

El puesto de presidente de la comisión de control es muy importante porque este órgano es el encargado de gestionar y garantizar la limpieza del proceso electoral. Caja Madrid tiene que renovar a 12 de los 20 miembros del Consejo de Administración. Desde octubre, Aguirre, a través de Abejas, ha frenado el proceso.

En la reunión de ayer, tras debatir los temas ordinarios, en el capítulo de ruegos y preguntas, miembros de la comisión afirmaron que Abejas había perdido de confianza de la mayoría. En su opinión, el presidente de la comisión, además de negarse a iniciar el proceso electoral, "ha retenido" información entre la que destaca la renuncia de la Corona a los 20 miembros de la Asamblea (que ahora deben repartirse entre los grupos políticos) y la distribución de representantes por los ayuntamientos en función del pasivo de la caja en cada municipio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de enero de 2009