Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Praga propone reforzar el liberalismo económico en la UE

La presidencia checa inicia una cruzada contra la regulación y el proteccionismo

Europa dará un nuevo giro hacia el liberalismo económico con la llegada de la República Checa a la presidencia de la Unión que ejercerá durante la primera mitad de 2009. El primer ministro checo, Mirek Topolanek, y el vicepresidente del Gobierno para Asuntos Europeos, Alexandr Vondra, presentaron ayer en Praga las prioridades de su presidencia de la UE, entre las que destaca su aversión a la regulación, a la burocracia, y al proteccionismo.

Praga afronta su mandato con dos graves crisis: la guerra de Israel contra Gaza y el conflicto del gas entre Rusia y Ucrania, que provoca cada vez más inquietud en Europa. El Parlamento checo prevé ratificar el Tratado de Lisboa el próximo mes de febrero, aunque el presidente de la República, el euroescéptico Vaclav Klaus, ha advertido que no lo firmará hasta que lo haga Irlanda, el otro país que aún no ha ratificado el Tratado.

Los checos dejan clara su aversión a la burocracia que impera en Europa

En la conferencia de prensa Topolanek señaló que "es necesario reforzar la competitividad y limitar la burocracia". Con el mismo mensaje de reforzar la doctrina liberal, el vicepresidente Vondra anunció su propósito de fomentar "la liberalización de los servicios y la simplificación de la burocracia administrativa para las empresas, así como evitar las regulaciones excesivas y el aumento del proteccionismo", informa la agencia Efe. La presidencia checa aspira a desarrollar las reformas estructurales que debe realizar la Unión para mejorar la competitividad y se esforzará para que la crisis financiera no suponga una coartada para no realizarlas.

La República Checa, que mantiene excelentes relaciones con Estados Unidos, aspira a celebrar una reunión informal entre la UE y el presidente electo, Barack Obama, el próximo 4 de abril. Obama tiene previsto asistir a la celebración del 60 aniversario de la constitución de la Alianza Atlántica en Estrasburgo (Francia) y la vecina Khel (Alemania) los días 2 y 3 de abril.

Ante la eventualidad de que se agrave la crisis del gas, Topolanek ha barajado la posibilidad de organizar una cumbre tripartita, con Rusia, Ucrania y la presidencia checa, "pero de momento insistimos para que los dos países se pongan de acuerdo". En energía, Praga desea reforzar los proyectos de interconexión de redes de gas y electricidad, la diversificación de fuentes energéticas y la coordinación de los sistemas de distribución. El objetivo es establecer en la práctica una política de la energía común de la UE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de enero de 2009