Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los precios suben menos en España que en la zona euro por primera vez en ocho años

Lo que hace apenas unos meses parecía una quimera hoy se ha convertido en una realidad. La inflación en España es menor que la media de la zona euro por primera vez en ocho años. El sorpasso se ha producido en diciembre, cuando el índice armonizado de precios de consumo -el plenamente comparable en toda la Unión Europa- quedó en la zona euro en un 1,6% y en España, en un 1,5%, según los datos conocidos en los últimos dos días del Instituto Nacional de Estadística y de Eurostat.

Esta situación era impensable en julio, cuando los precios españoles crecían un 5,3% respecto al mismo mes del año anterior y los europeos, un 4%. Y todavía es más excepcional cuando se examinan al detalle ambas series históricas. Desde que se puso en marcha la moneda única, sólo en dos meses (julio y agosto de 2001) el nivel del IPC de España estuvo por debajo del de la unión monetaria, y en 2006 la diferencia llegó a ser de 1,8 puntos.

La mayor sensibilidad de los precios españoles respecto a los europeos se explica en buena medida por la evolución del petróleo. Los vaivenes del crudo tienen mayor incidencia en España por la gran dependencia energética externa y la diferente carga de la fiscalidad sobre los combustibles. Así, cuando el petróleo tocó máximos históricos el pasado julio, al pagarse a más de 140 dólares por barril, la inflación española superaba a la europea en 1,3 puntos. Ahora, cuando el oro negro ha caído hasta el umbral de los 40 dólares el barril, la situación se ha invertido.

Más competitividad

A priori, este comportamiento de los precios favorece a la maltrecha competitividad de la economía española frente a los demás socios comunitarios y puede ayudar a paliar la situación de la deficitaria balanza de pagos. Algo significativo, pues la mayor parte de las exportaciones españolas se dirigen a la zona euro. Pero hay que tener en cuenta que el dato conocido ayer es neutro respecto a otros mercados, y es en ellos donde más habría que mejorar la posición de los productos españoles, según apunta Carlos Maravall, de AFI.

Respecto a la evolución futura de los precios, en esta ocasión parece que la situación se mantendrá durante meses, a diferencia de otras en las que la inflación española y la europea han tenido niveles similares. Incluso, a tenor de las predicciones del Instituto Flores de Lemus, puede que la situación sea más favorable aún para el IPC español en algunos meses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de enero de 2009