Las cajas tendrán que financiar a las empresas que avale el Gobierno

Los créditos a 'pymes' y autónomos mejoran las condiciones del mercado

El Gobierno aprobó ayer en su última reunión del año poner en marcha ya la anunciada línea de crédito dotada con 500 millones de euros para ayudar a pymes y autónomos, que forman buena parte del tejido empresarial vasco, a capear la crisis. El propio lehendakari Ibarretxe presentó la iniciativa que su Ejecutivo ha acordado con las cuatro cajas vascas: BBK, Kutxa, Vital y Caja Laboral. El tripartito concederá avales a empresas y autónomos para financiar su circulante (el dinero que tienen en caja para operar cada día) y transformar sus deudas a corto plazo en otras a largo plazo. Las cajas quedarán obligadas a conceder todos los créditos que les lleguen con un aval del Gobierno, lo que hasta ahora no sucedía. El Ejecutivo pone la gestión directa del estudio y concesión de los avales en manos de dos sociedades de garantía recíproca -Oinarri, especializada en pymes, y Elkargi- en las que participa la Administración vasca.

Las cuatro cajas deberán otorgar los créditos en las condiciones oficiales

Ibarretxe, quien ha personalizado los anuncios y presentaciones de las principales medidas tomadas en los últimos meses por el tripartito contra la crisis, reconoció que 2009 será un año "complicado". Con todo, no perdió su optimismo y sostuvo, de nuevo, que Euskadi se halla bien preparada y sus administraciones han puesto su maquinaria en marcha para hacer frente la situación. El lehendakari calificó la línea de financiación como "un instrumento fundamental para luchar contra la crisis".

Euskadi cuenta con 120.000 autónomos, a los que Ibarretxe calificó como la principal empresa vasca, y un tejido industrial muy fragmentado con cerca de 150.000 pymes. Los problemas de liquidez están estrangulando la actividad diaria de muchas de ellas. El plan no pretende salvar a empresas con problemas, sino a aquellas que tienen dificultades para acceder a créditos para gestionar su actividad diaria en condiciones favorables.

Los créditos normales a empresas superan en uno o dos puntos el Euríbor en función del objeto del préstamo. La línea abierta por el Ejecutivo fija en cambio el tipo de interés en el Euríbor más 0,6%, unas condiciones muy favorables, incluso mejores que las de muchos créditos hipotecarios.

A partir del 2 de enero, pymes y autónomos se podrán dirigir a las sociedades de garantía recíproca citadas para presentar sus solicitudes. Aunque el decreto aprobado ayer por el Gobierno no estará en vigor hasta su próxima publicación oficial, Elkargi y Oinarri empezarán a analizar las solicitudes. Ambas sociedades recibirán del Gobierno un fondo de garantía de 100 millones de euros. Su papel será decidir qué solicitudes debe avalar el Ejecutivo. Una vez que una concesión de aval haya sido autorizada por estas sociedades, las empresas y autónomos deberán acudir a una de las cuatro cajas con las que ha llegado a un acuerdo el Departamento de Economía, que dirige la vicelehendakari, Idoia Zenarruzabeitia. Las entidades deberán conceder siempre el crédito en los mismos términos establecidos en el decreto. Lógicamente, si el préstamo no se paga al final se ejecutará el aval del Gobierno, que tendrá que hacer frente a la deuda. El objetivo es salir reforzado de la crisis, según destacó Ibarretxe.

El Gobierno aprobó también en su reunión de ayer las subvenciones para el año entrante a los proyectos estratégicos incluidos en el Fondo de Innovación. Se trata de doce iniciativas presentadas por empresas en cooperación. El proyecto que cuenta con menos socios reúne a tres sociedades y el que más, a doce. El total de la subvención asciende a 20 millones de euros para una inversión global de 69,22 millones.

Ibarretxe terminó su última comparecencia del año ante la prensa asegurando que el Gobierno pondrá en marcha las inciativas contra la crisis que sean necesarias y que retirará sin problemas las que no funcionen.

Una incógnita que no se va a despejar antes de 15 días

El lehendakari, Juan José Ibarretxe, esbozo ayer una ligera sonrisa y recomendó "estar tranquilos" al ser preguntado si el Consejo de Gobierno había abordado la fecha de convocatoria de las elecciones autonómicas. En los próximos 15 días no se anunciará la fecha, ya que Ibarretxe aseguró que su Gabinete será el primero en enterarse de decisión y no tiene ninguna reunión prevista hasta el 13 de enero.

Ibarretxe quiso centrar su comparecencia de ayer en la economía y ni siquiera el juicio que le aguarda a partir del 8 de enero perturba sus ocupaciones, sostuvo. Aseguró que en la reunión de ayer del Consejo, la última antes de la vista oral, no se había pronunciado una palabra sobre este proceso, que tildó otra vez de "absurdo". Ibarretxe, los socialistas Patxi López y Rodolfo Ares y cinco dirigentes de la ilegalizada Batasuna se sentarán en el banquillo del Tribunal Superior por las reuniones que mantuevieron en la tregua.

Ibarretxe tiene todavía bastante margen para convocar los comicios, ya que la ley sólo obliga a convocarlas 25 días antes de que acabe la legislatura, que termina formalmente el 17 de mayo. La fecha de los comicios deberá estar comprendida entre los 54 y los 60 días posteriores a la publicación del decreto de disolución del Parlamento. Si el lehendakari quiere que los comicios sean el 15 de marzo no tendría que convocarlos hasta la segunda quincena de enero.

Las condiciones de los avales

- Cuantías para pymes . La mínima será de 50.000 euros y la máxima de 600.000.

- Cuantías para los autónomos. Un mínimo de 10.000 euros y un máximo de 200.000.

- Amortización. 1 a 3 años.

- Tipo de interés. El Euribor más 0,60.

- Comisiones. De estudio, un 0,5% del principal del préstamo. Por el aval, un 0,5% anual. No habrá otros gastos adicionales.

- Solicitudes. Deberán presentarse en la oficinas de las sociedades de garantía recíproca Elkargi y Oinarri.

Estas dos entidades serán el brazo decisor de los avales del Gobierno.

- Convocatorias. La primera será en enero con un volumen de 120 millones para pymes y 60 para autónomos. Las siguientes convocatorias hasta agotar el presupuestos se irán haciendo en función de las necesidades de financiación.

- Los créditos. Los concederán Caja Laboral, BBK, Kutxa y Vital de forma obligatoria a todas aquellas operaciones que avale el Gobierno vasco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0030, 30 de diciembre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50