Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La entidad del cura Moure, condenado por apropiación indebida, abrirá 5 geriátricos

"Nos afecta la crisis como a todos, pero menos", reconocía ayer el sacerdote orensano Benigno Moure, presidente de la Fundación San Rosendo. El religioso fue condenado el pasado abril por la Audiencia Provincial a cinco años de cárcel y a la inhabilitación durante tres para dirigir instituciones asistenciales por haberse apropiado de 600.000 euros de una anciana residente en uno de sus geriátricos. Moure ha recurrido la sentencia y mientras tanto continúa al frente de la fundación, que ha presentado para 2009 unos presupuestos "algo superiores a los de 2008", de 42,7 millones de euros. Unas cuentas que, en sus palabras, servirán para "luchar contra la crisis".

En su análisis sobre las dificultades económicas actuales, el sacerdote explicó ayer que la crisis se aprecia en la fundación porque "nos llevan a los ancianos muy deteriorados y se mueren enseguida". Pero la entidad incrementa su presupuesto aún a expensas de que "no hay nada claro sobre la Ley de Dependencia famosa" que, según sostiene Benigno Moure, debería beneficiar a 3.000 de los 3.350 residentes de sus centros.

Los cerca de 43 millones de presupuesto para 2009 le permitirán gestionar la red de la fundación y construir residencias nuevas. El religioso aseguró que "el 90% de los servicios y el 100% de la construcción" de nuevas infraestructuras estará en manos de empresas orensanas.

La Fundación San Rosendo, entidad sin ánimo de lucro que posee cuatro hoteles y tres balnearios, gestiona en este momento 54 centros sociales en Galicia. Con las cuentas presentadas ayer, la fundación iniciará en el primer trimestre de 2009 la creación de nuevas residencias en Forcarei (Pontevedra) y Baralla (Lugo), para las que ya tiene permisos. El 19 de enero inaugurará una nueva residencia en la playa de Patos, en Nigrán (Pontevedra).

A Ourense también llegará la expansión con la residencia de Mourillós (Celanova) y el Gran Balneario para la dependencia en Laias, ambos pendientes de un permiso de Patrimonio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de diciembre de 2008