Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Euskobarómetro alienta la posibilidad de una alternancia

El sondeo dibuja un empate a escaños entre PNV y PSE en las autonómicas

La última encuesta pública realizada en Euskadi ante las autonómicas confirma el panorama que manejan todos los partidos y la impresión social: los del próximo marzo (el lehendakari Ibarretxe aún no ha confirmado la fecha) serán los comicios al Parlamento vasco más reñidos de los últimos tiempos. El Euskobarómetro difundido ayer dibuja un empate técnico virtual en escaños si hoy se fuese a las urnas. Aunque el PNV revalidaría, con un claro retroceso, su victoria en votos (unos 400.000) podría terminar viéndose superado en escaños por los socialistas de Patxi López (sobre 350.000 papeletas). La horquilla nacionalista marca de 26 a 28 parlamentarios frente a de 25 a 27 del PSE. El Parlamento vasco tiene 75 escaños.

El sondeo del equipo de la Universidad del País Vasco (UPV) que dirige el profesor Francisco Llera considera así muy probable la alternancia tras 28 años de gobiernos encabezados por los nacionalistas, idea que tanto el PSE como el PP han convertido en eje de su campaña. Una posibilidad que afianza el que el 79% de los entrevistados dice tener ya definidas sus preferencias.

La pugna se dirimirá previsiblemente en Guipúzcoa, según el panorama que plantea el sondeo, que da al PNV como ganador claro en Vizcaya y a los socialistas en Álava. En Guipúzcoa, la provincia vasca más nacionalista, el PSE obtuvo un histórico triunfo en las forales y municipales de 2007 que ratificó el 9-M y ahora aspira a reeditar. Aquí es donde, además, EA debe pelear básicamente por salvar su apuesta de ir en solitario, que el Euskobarómetro muestra como mal negocio (perdería de tres a cinco parlamentarios).

Ibarretxe tendrá, sobre todo, muy difícil, reeditar su tripartito (PNV, EA y EB) de los últimos ocho años, que ayer seguía defendiendo como "cauce central" de la política vasca. No sólo es que EA haya marcado en los últimos días claras distancias con esa fórmula; más allá, el Euskobarómetro apunta que ni siquiera sumando a Aralar las cuatro formaciones lograrían mayoría absoluta. En cambio, y por vez primera, la suma de socialistas y populares rebasaría el listón de 38 escaños.

La intención de voto directa a la izquierda abertzale ilegalizada se mantiene en cerca de un 7%.

Los socialistas fueron los más interesados en comentar los resultados. El propio presidente Zapatero destacó "la evolución tan positiva" en apoyo social al PSE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de diciembre de 2008