Ripoll evita que una tránsfuga del PSPV dé la alcaldía de Elche al PP

La líder popular ilicitana registró ayer ante notario la propuesta

El presidente provincial del PP, José Joaquín Ripoll, ha evitado que su partido se haga con la alcaldía de Elche, tercera ciudad de la Comunidad Valenciana con 220.000 habitantes, de la mano de una concejal tránsfuga del PSPV. María Ángeles Avilés, responsable del área de Hacienda del Ayuntamiento ilicitano, enfrentada al actual alcalde, Alejandro Soler, después de que éste destituyera a su marido como asesor del Ayuntamiento, estaba decidida a firmar la moción de censura que había preparado la portavoz del PP en el consistorio municipal, Mercedes Alonso.

Avilés no acudió al pleno municipal del pasado lunes en el que se aprobó el presupuesto gracias a la ausencia de Emigdio Tormo, concejal del PP alineado con el sector de Ripoll en el último congreso provincial, que acabó con la derrota del candidato auspiciado por el presidente de la Generalitat, Francisco Camps.

La edil socialista se echó atrás cuando supo que un ripollista no firmaba

Mercedes Alonso, alineada con Camps, registró ayer ante notario el protocolo de la moción de censura como primer paso para desbancar al PSPV de la alcaldía. Para conseguirlo necesitaba 14 votos: 13 de su partido más uno de la tránsfuga. El problema surgió cuando Emigdio Tormo dijo que él no firmaba. Avilés se había quedado colgada de la brocha y se echó para atrás. La moción de censura tendrá que esperar; pero el alcalde de Elche tiene un serio problema porque parece claro que ha perdido la mayoría en el Ayuntamiento.

Desde la dirección provincial del PP se afirmó que la moción de censura en Elche sólo será posible "con el apoyo explícito del presidente nacional del partido, Mariano Rajoy". Esa misma fuente calificó de "bochornosa y ridícula" la decisión de Mercedes Alonso de registrar la moción de censura ante un notario, "sin contar antes con la firma de todos los concejales necesarios".

El intento del PP de desalojar al PSPV del gobierno de Elche recuerda en algunos aspectos a la moción de censura que en 1991 dio la alcaldía de Benidorm a Eduardo Zaplana. Ahora, María Ángeles Avilés, como entonces Maruja Sánchez, se encuentra ilocalizable desde hace dos semanas. En el PSPV aseguran que el voto a Mercedes Alonso tenía contrapartidas de carácter laboral.La socialista María Ángeles Avilés, concejal de Hacienda de Elche, rompió en la tarde de ayer su silencio de las dos últimas semanas y negó que haya mantenido ningún contacto con el Grupo Popular para impulsar una moción de censura contra el alcalde, Alejandro Soler. El mutismo de la edil y especialmente su ausencia, el lunes, en el pleno para aprobar los presupuestos alimentaron la hipótesis de que estuviera negociando con el PP el voto de censura.

"Esta misma mañana [ayer para el lector] he hablado con el alcalde y le he manifestado que seguiré como concejal socialista hasta el final de esta legislatura", aseveró Avilés. La edil señaló que trasladó sus disculpas al alcalde por el "revuelo" que había propiciado su ausencia del pleno. Avilés, no obstante, reconoció que lleva desde el pasado mes de septiembre "trabajando con mucha presión". "Y especialmente me duele la actitud de algunos concejales de mi propio grupo municipal" añadió. La edil subrayó que la gota que colmó el vaso fue cuando el alcalde la vetó en una reunión sobre los presupuesto municipales con su socio de gobierno, la concejal de Compromís, Ángeles Candela.

Según Avilés, el regidor Alejandro Soler aceptó sus explicaciones y le instó a que se "tome el tiempo necesario" para recuperarse. En la actualidad, Avilés se encuentra en su residencia de Altea. Mientras, el alcalde achacó en la mañana de ayer a "intereses exclusivos" del PP las noticias sobre una hipotética moción de censura en el Ayuntamiento de Elche y aseguró "estar muy tranquilo" sobre la gobernabilidad del Consistorio.

Las discrepancias entre María Ángeles Avilés y el alcalde Alejando Soler comenzaron cuando este destituyó como asesor a Juan Caballero, esposo de la concejal. Soler dio la baja al asesor tras pedir este el voto en blanco en una asamblea local, junto a otro militante socialista, Iván Aranda. Éste también fue destituido de su cargo de asesor por el mismo motivo.

Aranda fue uno de los hombres de confianza del antecesor de Soler en la alcaldía, el también socialista Diego Macià, en la actualidad presidente del Grupo Socialista en las Cortes Valenciana. Macià declinó ayer pronunciarse sobre una hipotética moción de censura a Soler. "No sé nada de esa cuestión, pero me extrañaría. No he hablado con Avilés desde hace dos semanas", explicó el dirigente socialista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 23 de diciembre de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50