Detenido un menor por matar de un golpe a un mendigo

El joven, que confesó el crimen, había huido de un centro de la Junta andaluza

A Pedro Martínez Carmona, un mendigo de 55 años que subsistía con la venta de ramilletes de flores en Huelva, presuntamente lo asesinó el pasado miércoles de un golpe en la cabeza un menor, de 17 años, que se encontraba fugado hacía varios días de un centro de menores de Córdoba, según confirmó ayer el jefe provincial del Cuerpo Nacional de la Policía, Miguel Rodríguez Durán. El móvil que baraja la policía es el robo.

El menor se hallaba bajo un expediente de protección de la Junta de Andalucía por problemas con las drogas. Rodríguez Durán, que desgranó ayer los detalles de la investigación del crimen ocurrido a las diez de la noche en la plaza de la Soledad de Huelva, afirmó que la detención del menor se produjo a las 16.30 del viernes. El joven terminó confesando ser el autor de la muerte y acusó a otro de los vagabundos del grupo, P. G. R., de 58 años, como cómplice. Ayer, este hombre fue puesto a disposición judicial mientras que el menor está desde el sábado en un centro de internamiento de Cádiz.

Según el relato del dirigente de la policía en Huelva, el menor acostumbraba a reunirse "con esas personas desarraigadas para conversar y consumir alcohol". Tras cometer el crimen, el chico "acudió en busca de su padre para contarle que había herido a un hombre".

El menor llevaba las ropas manchadas de sangre. Ambos, padre e hijo, regresaron al lugar y comprobaron que el cuerpo del mendigo yacía sobre un colchón. El progenitor solicitó a unos transeúntes que alertaran a la policía, que advirtió contradicciones en las declaraciones del menor y el padre, por lo que los llevaron a comisaría. También prestaron declaración el presunto encubridor y ocho mendigos más. El padre fue puesto en libertad el viernes.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS