Reportaje:

Objetores pendientes del Supremo

El alto tribunal decide en enero si es legal eludir Ciudadanía - La resolución marcará un año de novedades educativas, como las primeras acreditaciones de experiencia

La actualidad educativa de 2009 se abrirá sin duda como lo hizo 2008, con la polémica sobre la asignatura de Educación para la Ciudadanía. Si en enero de hace casi un año el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía admitió por primera vez que un alumno faltase a esa materia obligatoria porque su contenido podía atentar contra su conciencia, el 26 de enero de 2009 está previsto que el Tribunal Supremo se pronuncie sobre esa sentencia y las que ha habido, antes y después, a favor y en contra de la objeción.

Ésa es la decisión que puede poner punto final a la polémica, al menos en cuanto a dudas jurídicas se refiere, si el alto tribunal se pronuncia en contra de la objeción, aunque queda la posibilidad de que se recurra al Constitucional. Pero si se pronunciase a favor, la decisión abriría la posibilidad de objetar a cualquier asignatura obligatoria, haciendo tambalear los cimientos del sistema educativo, según ha repetido en varias ocasiones el profesor de Derecho Administrativo de la Universidad de Zaragoza Antonio Embid.

Hay alumnos que presentan la objeción pero luego entran en la clase
En septiembre la materia empezará a impartirse también en primaria

De momento, este año hay unos 6.700 objetores, el 61% de ellos concentrados en las comunidades de Madrid y Valencia, según el recuento que llevan las consejerías de Educación sobre las solicitudes de alumnos que están en el curso en que les corresponde estudiar Ciudadanía. La gran mayoría de ellos objetan a la materia de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, que se imparte en 2º o 3º de ESO, pero las consejerías también han recibido objeciones a materias que apenas han cambiado desde hace una década, salvo en el nombre: Ética y Ciudadanía de 4º de ESO y Filosofía y Ciudadanía de 1º de Bachillerato. El total de alumnos en esos tres cursos es de unos 1,6 millones.

Sin embargo, las consejerías admiten que hay muchos chavales que, a pesar de haber objetado oficialmente, están entrando a clase con normalidad. Lo admite, sin dar una cifra exacta, una portavoz de la consejería valenciana. En Cantabria son más precisos: de los nueve alumnos que han objetado a Ciudadanía en la comunidad, cinco están entrando a clase; y los dos que han objetado a Ética también están asistiendo. Contando con que hay alrededor de un centenar de alumnos en Andalucía, La Rioja, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Aragón y Extremadura que están faltando en clase legalmente, es decir, que tienen sentencia a su favor o disfrutan de medidas cautelares.

En cualquier caso, no hay ninguna resolución en las dos autonomías donde las cifras son mayores, Madrid y Comunidad Valenciana, precisamente, donde los ejecutivos han hecho más ruido contra Ciudadanía. Madrid (con más de 1.800 objetores) ha sido la comunidad que antes y más abiertamente ha hablado a favor de la objeción, anunciando a primeros de 2008 que ampararía a los alumnos que boicoteasen la materia. En el caso valenciano (2.136 objetores), el Ejecutivo autónomo acaba de paralizar, después de una fortísima presión de la comunidad educativa, su plan de dar la materia en inglés.

Pero a pesar de la intensidad de la polémica sobre Ciudadanía, que empezará a impartirse en primaria el próximo mes de septiembre, la enseñanza no universitaria traerá también otras novedades en 2009.

- Acreditación de la experiencia. Comenzarán los procesos para que los trabajadores puedan acreditar oficialmente lo que han aprendido durante su experiencia profesional. Esa acreditación les servirá para mejorar sus condiciones laborales o para convalidar una parte de un título de FP o un certificado de trabajo (los títulos de formación que da el Ministerio de Trabajo). Se quiere atraer a 80.000 trabajadores, sobre todo de sectores emergentes como los relacionados con la Ley de Dependencia, la educación infantil o las energías renovables. Y de paso, a los jóvenes que dejaron de estudiar después de la ESO.

- Nuevas becas y pasarelas. En enero se empezarán a concretar las medidas del plan de Gobierno y comunidades para reducir a la mitad (hasta el 15%) el abandono educativo temprano (los que dejan de estudiar después de la ESO). Se empezará con las nuevas pasarelas desde los programas de Cualificación Profesional Inicial (PCPI, antigua garantía Social) a la FP de grado medio, y de ésta, a la FP de grado superior. Ya hay exámenes para pasar de unos a otros ciclos, pero se pretenden eliminar trabas. También se ofrecerán por primera vez en septiembre las becas para los jóvenes de 18 a 24 años que ya estén trabajando y deseen retomar su formación.

- De 1º a 2º de bachillerato. Entra en vigor la normativa que permite que los alumnos de 1º de Bachillerato que suspendan tres asignaturas puedan elegir entre repetir el curso entero al año siguiente, o sólo las que han suspendido matriculándose además en algunas de 2º. Los institutos prevén grandes dificultades organizativas para poner en marcha esta medida.

- Estatuto docente. El estatuto docente (que diseñará una carrera profesional para los profesores de la enseñanza pública) es una promesa pendiente desde la anterior legislatura de Gobierno del PSOE. La negociación continuará en 2009. En un contexto de crisis en el que se prevé que, aunque salga adelante, las reclamaciones salariales tendrán que esperar.

Las páginas de Educación dejan de publicarse durante las vacaciones escolares. Se reanudarán el 15 de enero.

Sobre la firma

Coordinador del espacio de Educación de EL PAÍS. Especializado en información educativa durante más de una década, también ha trabajado para las secciones de Local-Madrid, Reportajes, Cultura y EL PAÍS_LAB, el equipo del diario dedicado a experimentar con nuevos formatos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción