Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JAVIER ROJO | Presidente del Senado

"El Senado sería un buen lugar para el problema del agua"

Javier Rojo, presidente del Senado, reivindicó el pasado lunes en Valencia la figura del político y pensador socialista Ernest Lluch, asesinado por ETA. En una conversación previa, el responsable del Senado se pronunció sobre cuestiones relacionadas con la Comunidad Valenciana.

Pregunta: ¿Cuál es la relación con las Cortes Valencianas?

Respuesta: En líneas generales la relación es muy cordial. Somos parte del conjunto y no compartimentos estancos. Hay una relación de respeto, pero me parece que Senado y Parlamentos autonómicos deberíamos aspirar a mucho más.

P.¿Deberían reclamar los Parlamentos autonómicos que el Senado se convierta en una auténtica Cámara territorial?

R. Ojalá lo hiciesen. Pero esto, al final, se termina siempre complicando y acabamos dejándolo como asignatura pendiente.

La Conferencia de Presidentes puede mejorar, pero es un gran acierto

P. ¿Cree que será posible avanzar en la reforma del Senado?

R. Yo creo que sí. Lo que nos ocupa y nos preocupa es la situación económica y la solución a los problemas de esta descomposición del sistema, pero creo que también se puede abordar esta reforma. Que nadie minusvalore esta cuestión porque es poner a un país en mejor disposición para abordar el futuro.

P. Zapatero ha dado protagonismo al Senado. ¿No deberían hacer lo mismo los presidentes autonómicos?

R. La comisión general de Comunidades Autónomas, que preside Joan Lerma, es una comisión a la que los gobiernos autonómicos asisten. El problema es que cuando la presencia no decide, termina por restarle importancia a la misma. Por eso hace falta una reforma, para que su participación y su decisión sean determinantes.

P. Camps se ha quejado repetidamente de los contenidos que se abordan en la Conferencia de Presidentes Autonómicos. ¿Qué opina de este órgano?

R. Creo que sólo por la Conferencia de Presidentes que aportó a las comunidades autónomas importantes cantidades de dinero para mejorar el sistema público de salud, ya debería estar aplaudiendo todo el mundo. Que a nadie se le olvide que la sanidad es una competencia autonómica. La Conferencia puede mejorar, pero creo que es un gran acierto porque pone en relación con los presidentes de las comunidades autónomas.

P. Estos años hemos asistido a un debate muy agrio sobre el agua. ¿El Senado podría ser un buen foro para llegar a un pacto?

R. El agua es el debate de la historia del mundo. Ahora llueve mucho y ha bajado el nivel de la discusión y sería un buen momento para analizar con tranquilidad esta cuestión La Cámara territorial sería un buen lugar [para tratar el problema del agua] porque reúne a todas las comunidades autónomas. La solución a los grandes problemas se tiene que buscar cuando baja la tensión.

P. En la Comunidad Valenciana existe aún la sensación de que el debate político en España lo monopolizan andaluces, catalanes y vascos. ¿Comparte esa visión?

R. Trasladar a la opinión pública que toda la política pasa por Cataluña, el País Vasco y Andalucía no es cierto. Hoy, Madrid es una comunidad autónoma potentísima y la Comunidad Valenciana también. Trasladar mensajes de queja para que la mirada del ciudadano mire a los de enfrente es una estrategia que no se corresponde con la realidad.

P. ¿Lerma o Carmen Alborch dejan impronta de valencianía en el Senado?

R. Creo que los responsables políticos valencianos ejercen mucho de valencianos. Todos, no solamente los socialistas, y hacen muy bien. A mí no me sobra ninguna de mis dos identidades, me siento orgulloso de sentirme vasco y español y una complementa la otra. Esta es la gran ventaja de la España autonómica.

P. La Unión Europea ha potenciado las eurorregiones, entidades que trascienden las fronteras estatales. ¿Qué opina de estas estructuras?

R. Todo lo que suponga sumar en positivo me parece un signo de madurez, de inteligencia y de falta de complejos. Yo de lo que estoy en contra es de ese concepto nacionalista ramplón que empieza y acaba en él. Y de los nacionalismos que consisten en ir a quedarte con lo que no te corresponde.

P.¿Ha tenido muchos problemas con la denominación del valenciano?

R. No, he tenido algunas manifestaciones, legítimas, porque yo como presidente de una Cámara tengo el deber de respetar lo que dice un Estatuto de autonomía. Y el Estatuto valenciano dice lo que dice y todos los poderes públicos estamos sometidos al ordenamiento jurídico y respeto que esta comunidad no quiera que se la confunda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de diciembre de 2008