Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La caída del 40% de viviendas iniciadas agrava la crisis

Standard & Poor's prevé que los pisos se abaraten el 30%

La severidad de la crisis del ladrillo es ya un hecho que, de puro sabido, no necesita confirmación. Pero varios datos publicados ayer constatan que el parón afecta al sector por tierra, mar y aire. Porque no sólo caen con fuerza las compraventas de pisos que se firman ahora, también se han desplomado dos indicadores que comprometen el futuro inmobiliario: el inicio de nuevas viviendas y el precio del suelo. Además, la agencia de calificación Standard & Poor's anticipa que los precios de la vivienda caerán un 30% desde el pico que alcanzaron en el último trimestre de 2007.

Los promotores han iniciado en los últimos doce meses (desde octubre del año pasado hasta el pasado mes de septiembre) 412.116 viviendas, lo que supone un 40,4% menos que en el periodo anterior. Además, los nubarrones sobre el futuro del sector hacen que cada vez menos empresarios se decidan a levantar casas. Así, una de cada cuatro de las que se iniciaron en este periodo eran de protección oficial, un porcentaje que nunca antes había sido tan alto. A pesar de que aumente su peso relativo, la iniciación de viviendas protegidas ha caído un 6,7% en los últimos doce meses. Caída ridícula si se compara con la de los pisos libres, del 44%.

También ha sido importante el batacazo sufrido por la compraventa de viviendas en ese mismo periodo. Las 626.679 transacciones cerradas entre octubre de 2007 y septiembre suponen una caída del 30% respecto al mismo periodo del año anterior.

Y el precio del suelo, en los últimos años factor determinante para el disparatado encarecimiento de la vivienda, cayó en el tercer trimestre de 2008 un 9,8% respecto al mismo periodo del año anterior. Se situó en los 257 euros por metro cuadrado. Madrid es la única provincia donde el metro cuadrado de suelo supera la barrera de los 1.000 euros.

Otra de las malas noticias para el sector es que no sólo cae el precio del suelo, sino también el número de transacciones. Las 6.700 operaciones del tercer trimestre suponen una reducción del 35% respecto al mismo periodo del año anterior.

Por último, las perspectivas de futuro no son más optimistas. Standard & Poor's cree que esta crisis es más profunda que otras por las que ha pasado el sector inmobiliario español y que la tendencia a la baja de los precios continuará hasta 2010.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de diciembre de 2008