La Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona pujan por Spanair

Dos organismos semipúblicos con participación de empresasprivadas aspiran al 25%, mientras SAS sigue como socio industrial

La Generalitat de Cataluña y el Ayuntamiento de Barcelona lideran el intento de comprar la mayoría de Spanair, propiedad al 100% del grupo nórdico SAS, que seguiría como socio industrial (con el 20%) si se cierra la operación. Las administraciones públicas participan a través de Turisme de Barcelona y de Catalana d'Iniciatives, que tendrán conjuntamente el 25% de la compañía y buscarán inversores para alcanzar el 80%, antes del 31 de enero.

El primero es un consorcio en el que participan a partes iguales el Ayuntamiento de la capital catalana y la Cámara de Comercio, y que preside el alcalde de la ciudad, Jordi Hereu, si bien el presidente del consejo ejecutivo es el ex presidente del Barcelona Joan Gaspart. El segundo, un fondo de capital riesgo del que la Generalitat y el Ayuntamiento tienen el 27% y en el que también participan Agrolimen Inversiones, Banc de Sabadell, BBVA, Criteria Caixa Corp, Caja de Ahorros del Mediterráneo, Corporación Empresarial ONCE, InverFiatc, Invercartera (Caixa de Catalunya), Inversiones Hemisferio (Planeta), Repsol YPF y Telefónica Capital. Su presidente es el consejero de Economía, Antoni Castells.

Antes de febrero deberán encontrar otros inversores para completar el 80%

De momento nadie aventura una valoración de la compañía, que lleva más de un año en venta. Tras el fracaso de las negociaciones con Marsans e Iberia, SAS decidió en junio seguir con la compañía, que no ha dejado de acumular pérdidas, agravadas tras el accidente de un avión de la compañía en Madrid en agosto, con 154 muertos. La deuda de Spanair rondaría los 300 millones, una vez sumado el coste del expediente de regulación de empleo que acaba de ser autorizado, según las mismas fuentes.

La puja de las administraciones catalanas se enmarca en el interés por potenciar el aeropuerto barcelonés de El Prat, que quieren convertir en un nudo de conexión (hub). En ese sentido, una fuente cercana a Spanair señala que la intención es renovar casi totalmente la flota y lanzar vuelos de largo radio en 2009.

Sobre los posibles inversores, algunas fuentes apuntan a que se están buscando entre empresarios de Baleares, donde la compañía tiene su sede social, que aún no se ha aclarado si se trasladará a Barcelona como algunos dan por hecho, informa Serafí del Arco.

Spanair sigue siendo la segunda aerolínea del aeródromo barcelonés pese a que el mes pasado bajó a la cuarta posición en el conjunto de España, cuando durante años ha sido también la segunda por detrás de Iberia.

Durante el proceso de venta de la pasada primavera las administraciones catalanas habían animado desde una posición menos comprometida que ahora una oferta "catalana" por la aerolínea, que también fracasó.

Tanto la compañía como los representantes de los trabajadores consideran muy positivo el principio de acuerdo. El director general de la aerolínea, Marcus Hedblom, remitió ayer una carta a los empleados en la que valora que "la llegada de nuevos inversores aportará un importante refuerzo económico" al plan de viabilidad.

Además, SAS anunció ayer la venta del 47,2% que posee en Air Baltic a su equipo gestor (el resto pertenece al Estado de Letonia) por unos 200 millones de coronas suecas (18,27 millones de euros) que pagarán en metálico antes del 31 de enero. La propia matriz está en venta y según las últimas informaciones la alemana Lufthansa sigue interesada en adquirirla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de diciembre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50